miércoles, 25 de mayo de 2011

en época de productividad

Hace algunos meses que he pensado que me vendría bien un curso de mecanografía. No solía ser muy lento con el teclado aún cuando escribo a dos dedos por mano (y un pulgar en la barra espaciadora), pero ahora que tengo el “Síndrome del Túnel Carpiano”, aunque muy leve, me obliga a parar y no es lo mismo.

Lo he estado pensando porque ahora escribo en portátiles (un Netbook pequeñísimo), en un PC de escritorio y en la BlackBerry; y como sabéis en el móvil acabas escribiendo con los dedos pulgares. Como suelo observar, quién nos iba a decir que terminaríamos escribiendo con los pulgares.

Ahora que el pasado miércoles tuve la oportunidad de hacer una reflexión interesante. En el idioma español sabemos que tenemos que escribir más o menos un 20% más de lo que se escribe en inglés. En nuestro caso no solo tenemos más palabras y las frases se componen con más artículos, preposiciones y conjugaciones de verbos, sino que tenemos también acentos y símbolo para añadir a las letras (á, ü, ñ). Nuevamente no me quejo, la mayoría de los PCs tienen un teclado en español que nos facilita las tareas.

La reflexión va un poco más allá, porque a mi lado en una reunión en Copenhague, un danés escribía en su móvil y viendo la cantidad de símbolos y la navegación que tenía que hacer para conseguir escribir una palabra me sentí afortunado. Aun así creo que es un punto interesante, los anglos nos ganan también en este punto, pueden ir más rápido en el teclado, y escriben menos.

¿Qué se hace cuando descubres que estás en desventaja? Buscas compensarlo. Así que me he decidido, me buscaré un curso de mecanografía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada