lunes, 30 de mayo de 2011

me gusta la forma en que me mientes

Angela MerkelEste es el título de una canción de Rihanna y Eminem, en inglés “love the way you lie”. En la canción la frase la dice una chica quien acepta, sabe y entiende que su chico le miente, pero a ella le gusta la forma en que le miente pues por alguna extraña razón tiene un alto nivel de adicción a él.

Pienso en la canción porque la noticia de hoy es que Alemania cerrará sus plantas nucleares, y tenemos la misma situación (desde mi punto de vista) que en la canción. El pueblo y algunos grupos celebran el anuncio y prefieren no entender que le están mintiendo.

Estas situaciones se repiten todo el tiempo, son como una regla de vida. No anunciamos que pasaremos a usar coches eléctricos, porque seguimos viendo el calentamiento global muy a la distancia, pero después de que una planta nuclear en Japón aguantara un sismo de 9 grados pero no soportara el embate inmediato de un maremoto. Es normal que el ser humano tema a lo que puede ver. Alemania no tiene el número de molinos de viento para producir la electricidad que necesita (eso si es que nos queremos creer que poner miles de molinos de viento es ecológico).

Seguramente ahora comprarán la energía, con lo que los precios aumentarán, y el proveedor seguramente sería Francia, quien como una broma del destino les venderá energía producida en una planta nuclear.

Os contaré una historia. En un pueblo en España, una empresa de telecomunicaciones instaló una antena para teléfonos móviles frente a un colegio. La protesta de los padres y vecinos no se hizo esperar, y por supuesto como estas cosas también las mueven los políticos no hay alcalde que esté dispuesto a no mentir por el bien del pueblo, o lo que es lo mismo, a contar la verdad bien explicada. Así que la antena terminó desmontándose, e instalándose en las afueras de la ciudad, al otro lado de la autovía. Pero la historia no termina aquí. Hay otra cosa a la que no estaban dispuestos a renunciar, y era a hablar por el móvil, así que la antena necesitaba emitir a una potencia mayor para que la señal llegara hasta el vecindario y el colegio. Ahora la potencia de las ondas es un 60% mayor que cuando la antena estaba frente al colegio, pero claro, ya no se ve la antena.

Lo dicho, me gusta la forma en que me mientes…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada