martes, 13 de septiembre de 2011

ya no puedo con el correo electrónico

emailTambién pensaba poner de título “odio el correo electrónico”. Creo que fue en el año 91 cuando envié mi primer correo electrónico (dicen que tiene 40 años de existencia), tomar en cuenta que usé la cuenta de otra persona porque yo no tenía, y por supuesto no había Hotmail ni Gmail, y de todas formas no conocía a nadie. En ese momento me pareció lo último de lo último y la siguiente revolución. Y lo fue, y quizá siga siendo.

Hoy llevo 3 cuentas de correo en el móvil. Según las estadísticas más del 90% de todo el email es spam, o sea correo no deseado. También dicen que se puede vender $100 de viagra tan solo con enviar 12,5 millones de emails basura.

Las últimas técnicas de filtro de spam han hecho que en mi buzón se filtre muy poco correo no deseado. Yo diría que uno de cada diez correos de los que recibo. Sin embargo eso no evita que entren más de 10 correos por hora, sin parar por la noche ya que algunos son búhos como dice Luis Morán, y otros están en horario diurno mientras yo intento conciliar el sueño.

Si además tomamos en cuenta que algunos correos son respuestas masivas y otros parecen un acuerdo de la ONU, pues viviría mi vida para el email. Se cree que es mi jefe, y no lo es. Que agotador que resulta. A ver cuándo inventamos algo útil de verdad para que el email deje de cumplir años. Bueno, vale, sí tiene muchas cosas buenas, pero que evolucione por favor.

2 comentarios:

  1. Interesante :) Es verdad que no ha evolucionado mucho, y ahora que todos llevamos el correo en el teléfono, no es muy agradable abrirlo para encontrar correos masivos! La gente ya no usa el correo postal, pero tampoco escribe mails, ¿por qué nadie escribe una "carta" que sólo tarda unos segundos en llegar a su destinatario, y además no necesita sello?
    Es tan accesible que no se le da valor...

    ResponderEliminar
  2. ya que mencionas las cartas, si recuerdas tenían un protocolo para escribirlas... otro de los problemas del email es que es todo texto libre, nadie usa un protocolo, en el asunto se pone lo que quieren y el cuerpo del mensaje es como a cada uno le gusta. Esto lo complica aun más.

    ResponderEliminar