lunes, 3 de octubre de 2016

Si vamos a vivir 1000 años por qué tanto estrés con el empleo de menores de 25 años

La semana pasada, concretamente los días 30 de septiembre y  de octubre, se celebró el Foro de Futuro Próximo, mucha tecnología, mucha inteligencia artificial y futurismo. Pero entre todas estas tecnologías un mensaje se repitió mucho "un día los humanos vamos a poder elegir vivir para siempre". 


El cerebro es la última frontera, y es también el último reto, y tal como ocurrió en la carrera espacial, si es posible hacerlo lo haremos, simplemente porque podemos. Acompañado de los mensajes del congreso, dos noticias reforzaron este hecho, como si se hubiesen planificado con intención para lanzarlas en el momento en que estábamos hablando de estos temas:


  1. Mark Zuckerberg quiere acabar con todas las enfermedades
  2. IBM muestra el potencial de su chip de emulación cerebral

Según dijo José Luis Cordeiro, fundador de Singularity University, "la muerte deberíamos enfocarla como una enfermedad", por lo tanto buscamos la cura de la muerte. 

Así llego a la reflexión que inicio con el título. ¿Qué prisa tenemos?

La esperanza de vida ha subido considerablemente en las últimas dos décadas, no existió una época en la que tuviésemos tantas personas mayores de 100 años vivas. Pero mejor aún, con la ciencia avanzando tanto y tan rápido, que a los 100 años vamos a tener buenas condiciones de vida.

Así que por un lado creo que no necesitamos estresarnos tanto respecto del empleo para los menores de 25 años, que estudien, que vivan, que aprendan y encuentren su lugar en el mundo. Un lugar productivo por supuesto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada