sábado, 16 de julio de 2016

No me gusta Snapchat

La res social está creciendo como la efervescencia, eso no se puede negar. Crece entre los más jóvenes y eso se puede entender.

Te doy mis tres razones:

1. Los usuarios son completamente anónimos
Los perfiles son tan anónimos como se quiera. Los ciberdelincuentes adoran esto. Piensa o difícil que es falsificar una cuenta de Facebook o de LinkedIn, no es imposible, pero es mucho más difícil. Tanto que cuando recibes una invitación de un perfile (por ejemplo) de Facebook, y no tiene amigos ni información, lo suyo es dudar de inmediato. Pero en el caso de Snapchat es parte de “la gracia”, y por lo tanto los usuarios por lo general jóvenes (ver la razón dos) caen en trampas.

2. La mayoría de los usuarios son jóvenes y menores de edad
Al menos el 75% de los usuarios son menores de 25 años. Te preguntarás, qué problema tiene esto, pues responderé que en principio ninguno. Más de la mitad de esos usuarios jóvenes son adolescentes menores de edad. En Spnapchat solo puede hacerse reclamaciones en inglés, y principalmente te prestarán atención si eres ciudadano del Reino Unido o de Estados Unidos. Los padres no pueden reclamar ningún derecho, ni supervisar, ni siquiera denunciar un abuso a un hijo o familiar menor de edad. Ahora entiendes el atractivo que tiene la red para los menores, quien no quiere elegir entrar en un sitio en el que los padres poco pueden hacer, y por supuesto los malos, donde las denuncias no llegarán.

3. Incita a mentir
La red dice que las fotografías y los mensajes que se comparten se borran, y en teoría (muy en la teoría) es uno de sus elementos diferenciadores, de lo contrario por qué no usar Twitter. Sin embargo la misma red cuando entras por primera vez te recuerda que puedes hacer capturas de pantalla. Los usuarios ven constantemente que las imágenes que comparten “desaparecen” y tienen un “falso sentimiento” de seguridad, pero los malos hacen copias, muchas copias.



Para mí estas tres razones son poderosas para no pisar esta red social, hay más. Pero con honestidad la más poderosa es la primera. Una red que incita a lo ilícito, a la “trampa”. Bueno, una red para los malotes, como no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada