No cobramos por la hora de trabajo sino por el valor que aportamos a la hora de trabajo


Cuántas veces discutimos con un cliente o un proveedor por el precio de una hora. No es la hora, es el valor que aportamos a la hora. Quizá podríamos adaptar el mundo a estas reglas. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

Notificaciones Dehú ¿real o falsa? -Error de Ciberseguridad

El clavo que sobresale siempre recibe un martillazo

La diferencia entre Suministrador, Proveedor y Partner