Cinco riesgos del uso de WhatsApp para el trabajo


 No voy a negar el efecto principal, Whatsapp se ha convertido en una herramienta más de nuestro día. Desde que tiene una aplicación para el equipo informático o se puede acceder desde el navegador, dudo que haya alguien que no haga uso de esta herramienta. Sin embargo, conlleva serias desventajas en su uso en el trabajo.

"Llegaré 15 minutos antes de lo previsto ¿tomamos un café?" La frase anterior es un mensaje que me parece absolutamente normal para enviar por WhatsApp a un contacto con el que mantendrás una reunión.  

Otro estupendo uso de WhatsApp está en las llamadas internacionales. Nuevamente, no lo puedo negar. El dineral que solía gastarme en llamadas internacionales se ha reducido prácticamente a cero. No se puede comparar el precio de los datos con lo que solían facturar por minuto las teleoperadoras. 

Cinco riesgos del uso de WhatsApp para el trabajo

  1. Trazabilidad. Una muy buena razón para instalar un CRM en la empresa es la trazabilidad de las conversaciones, de los pedidos, de las promesas que se hacen. Idealmente, el correo electrónico se puede integrar con el CRM, de manera que cuando se intercambia un mensaje con el cliente se registra en el "expediente", y cuando se quiere saber algo de la relación con dicho cliente está todo reflejado desde un mismo sistema. Si se usa WhatsApp o una red social, es como cuando se hace una promesa de viva voz, a efectos del sistema oficial y centralizado, lo que se intercambie no existe.

  2. Evidencias. Esta vez desde la perspectiva de evidenciar lo que sí dije, o lo que no dije. En Whatsapp cualquiera de las partes puede borrar la conversación, o sencillamente perderse en las diferentes conversaciones. Esta situación es mala tanto internamente en la empresa, como con una empresa externa. Un jefe le dice a su empleada que sí le envió un documento, ella dice que no lo tiene, busca en el correo, y en el portal de trabajo y no lo encuenta, el jefe después le enseña que lo envió por WhatApp y está marcado como leído, ella ahora recuerda o que no lo pudo descargar porque estaba en el teléfono cuando leyó, o que abrió el chat y se marcó como leído sin leer. En mi opinión, es cierto que no se ha enviado, y es cierto que no se ha leído y no me valdría como evidencia. 

  3. Seguridad en el almacenamiento. Desde luego es un problema de seguridad, y ciberseguridad. Las comunicaciones y documentos por medio de WhatsApp son tan seguras como el dispositivo pueda serlo, muy bajo. Esto añadido a que si se envía un contacto, o un documento con un listado por WhatsApp podrían estar sujetos al Reglamento de Protección de Datos, y si además sale del país podría tener otras consecuencias, y si pierde el dispositivo o lo hackean entonces más consecuencias.

  4. Seguridad en las comunicaciones. Uno de los beneficios del uso de WhatsApp en el ahorro de las comunicaciones principalmente cuando se está fuera del país, es también un riesgo. Es muy normal ver cómo alguien en un restaurante pide la contraseña, o en un centro comercial para conectarse, hacer una llamada o enviar datos. Esa facilidad es un riesgo enorme al hacer uso de redes públicas. 

  5. Seguridad por errores y Reputación. Usar el mismo medio con el que se comunica con familiares, amigos, grupos en los que estás y quizá no quieres estar, y clientes es un riesgo. Un error al enviar un chiste o responder a un mensaje en el chat equivocado podría traer consecuencias por el error,  por la interpretación del mensaje, y reputacionales como consecuencia. El error podría causarlo también los menores que juegan o usan los chats de sus padres para comunicarse. 

No aconsejo el uso de WhatsApp para trabajar. Existen alternativas para la mensajería instantánea privada y más segura, y siempre está la opción de pedirle al interlocutor que una vez recibido un mensaje que debería usar otro canal, que por favor lo envíe por correo electrónico.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El clavo que sobresale siempre recibe un martillazo

La diferencia entre Suministrador, Proveedor y Partner

Breve resumen de la evolución de ITIL e ISO20000