martes, 12 de abril de 2016

En las últimas semanas la telenovela de mayor audiencia ha sido el caso del FBI vs Apple

Os hago un resumen muy rápido. El FBI tiene en su poder el iPhone del terrorista de San Bernardino, sin embargo no podían acceder a los datos para buscar pistas y completar la investigación. Los datos del iPhone están cifrados, y las técnicas de “fuerza bruta” con la tecnología actual necesitarían más o menos 10 años para acceder a sus claves y obtener los datos. Así que el FBI pidió a un juez (un proceso más complejo) que pidiera a Apple que accediera al teléfono y entregue la información que contiene.

Si Apple pudiera hacer esto, todos los usuarios del mundo devolveríamos y destruiríamos los dispositivos en el siguiente minuto y la lluvia de demandas acabaría con la compañía en un mismo día. En realidad una “petición bastante ingenua”.

Por lo tanto, Apple respondió que no podía hacer y que no tenía esa tecnología, por lo que el FBI pidió (básicamente) que creara una puerta trasera en el sistema operativo, y que le diera la llave al FBI para que cuando por razones de la justicia y la seguridad lo necesitara, poder abrir el iPhone o tableta de cualquier usuario. Esto es algo que sí podría hacer Apple, pero las consecuencias serían tan parecidas a las anteriores que equivalen a suicidio. Si lo hiciera dejaría de vender, nadie actualizaría, y por supuesto qué pasaría con los competidores, con los fabricantes chinos, europeos y coreanos. En fin, un despropósito.
Así que llegó Intel, con su empresa de seguridad y ofreció hackear el dispositivo. Según las informaciones finales, el FBI comunicó que ya no necesita la ayuda de Apple porque han hackeado el iPhone y además de tener la información, ya sabe cómo acceder para futuras ocasiones.

Y ahora mis dos reflexiones:


El FBI miente, no han hackeado el iPhoneEn realidad representaría más bien una puesta en escena que permitiría reivindicarse de las dos tonterías que había pedido, a mí me dio un sentimiento muy negativo una petición absurda. Por otro lado le envía un mensaje al planeta diciendo que puede acceder a la información así que pórtate bien (siempre que también tengan el dispositivo).


Es verdad y han hackeado el iPhone
Un asunto que me ha sorprendido también es el hecho de que muchos dicen que ahora no se pueden fiar de un iPhone, y yo me pregunto, ¿se pueden fiar de su portátil? Te garantizo que todos tienen más información en su ordenador de casa, o en un portátil que en un teléfono móvil, y todos sabemos que se puede acceder a la información del portátil, hackeando o con muy poco esfuerzo, no veo la diferencia aquí.

Honestamente espero que esta sea la verdad, además de que no han tenido que mentir, tienen informáticos en condiciones y esas escenas de películas y series son ligeramente reales, y saben “romper” la seguridad cuando es necesario. No es que me alegre que se pueda, es que sé que se puede, y ahora me alegra que el FBI también pueda. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada