miércoles, 14 de mayo de 2014

La triste noticia de la sentencia del derecho al olvido en la Unión Europea

Hay sentencia en el derecho al olvido. Hay sentencia europea con fecha 13 de mayo de 2014. Mario Costeja González creo que es el único que ha obrado bien, él es quien ha iniciado las peticiones, y creo que es el único inocente. Curiosamente se hace famoso por pedir que le olviden.

Todos los demás se han equivocado.

derecho al olvido

Por supuesto es mi opinión, diré que una opinión interesada ya que este es un tema de debate entre juristas y tecnólogos.

El fallo ha sido en favor de Costeja González y en contra de Google, tanto Google España como Google Inc. (su corporación en Estados Unidos). El demandante había pedido en repetidas ocasiones al demandado su derecho al olvido de entradas indexadas en el buscador.

Quizá te parezca curioso que diga que en el largo plazo Google gana, y pierden todos los demás.

Google no es Internet
Una vez más queda manifiesto la miopía y el analfabetismo tecnológico de los poderes políticos y de los pocos recursos con los que cuenta la justicia (incluyo asesoría aparte de primos que se les da bien instalar juegos en el ordenador, y ayudar a quitar un virus). Google no es Internet, si queremos ejercer el derecho al olvido no es eliminando una entrada de uno de los muchos buscadores, no es eliminando el índice, sino eliminando la entrada original.

Google es un espejo, refleja lo que hay en otros sitios conectados a Internet. Google no produce sus propios contenidos (datos), sino que “copia referencias” e indexa el resto del mundo. Para cambiar lo que se ve en el espejo, hay que cambiar la realidad, no el espejo (sino yo perdería los kilos que tengo de más sin esfuerzo y con una atrevida rapidez).

Hay muchos más buscadores, qué pasa con ellos
En algunos países se piensa que solo existe Google, pero no es así, hay muchos buscadores más, incluso alguno que es proyecto de la Unión Europea, menciono algunos de los más interesantes:

 
Quizá alguien puede pensar que debido a que en España y Europa más del 90% de las búsquedas se hacen con Google ya tenemos todo cubierto, sin embargo millones de búsquedas se hacen a diario con Bing, Yahoo y Ask.

La sentencia genera en mi opinión más preguntas que respuestas

Quizá para alguien con el nombre Mario Costeja González no le resulte muy traumático eliminar entradas con su nombre, quizá afecte menos que al pedido que podría hacer un Francisco Pérez, o un José Rodríguez, o una María González, y esto multiplicado por mil con John Smith y Mary Johnson. Hay que tomar en cuenta que los datos por lo general no tienen referencia a un DNI o pasaporte por lo que no es tan fácil filtrar.

Entre otras preguntas:
1. Nos vale con Google o hay que pedirlo a todos los buscadores, uno a uno o cargamos a la Agencia de Protección de datos con toneladas de trámites burocráticos
2. Que pasa si el documento tiene dos o más nombres (personas), y solo uno de ellos quiere hacer uso de su derecho al olvido
3. Quién decide qué se puede olvidar y qué no
4. Cuánto tiempo debe pasar para que se olvide
5. Una misma persona puede pedir que se olvide un hecho de su historia pero no otros
6. Si una persona ejercita su derecho al olvido, debería olvidarse todo lo que ha hecho hasta ese día
7. ¿Lo que se olvida, lo dejamos en una base de datos para que no se nos olvide olvidarlo?

¿En tiempos de BigData queremos recordar u olvidar?
Uno de los temas de los que más hablamos en estos días es de BigData, entre otras cosas es una tecnología necesaria para almacenar y buscar en las toneladas de datos que estamos generando hoy. El mundo lo estamos preparando para recordar, no para olvidar. A mi sencillamente me cuesta encajar ambos conceptos en una misma estrategia.

Es verdad que te recordarán por lo malo
Haces 10 cosas bien o buenas y no circulan la red como el día que haces una “mala”, me refiero con esto a lo que como seres humanos clasificaríamos como positivo y negativo. Vamos a ser honestos, lo malo tiene morbo.

Sin embargo es evidente que lo que queremos que se recuerde es lo positivo, pero los competidores (vecinos, familia, colegas, socios, ex-todos, etc.) se encargarán de ayudar a comunicar la mala noticia con bastante más pasión que lo bueno.

Algún día escribo un post en mi blog que a algunos no les gusta, eso ha pasado y seguirá pasando, en más de una ocasión seguro que me equivoco. Entre 2012 y 2013 escribí más de 200 posts, en dos de ellos me dieron bastante “caña”, o sea que muchos consideraron que me equivocaba. El porcentaje de 2 entre 211 es menos de un 2%. Por lo tanto, en vez de preocuparnos por el olvido creo que deberíamos preocuparnos por hacer tantas cosas positivas como sea posible.

Lo que Google hizo mal y lo que le salió bien
En mi opinión quien peor lo hizo en todo esto ha sido Google, pero no desde la perspectiva tecnológica, ni en su estrategia, ni en el algoritmo de indexación (que no hay quién lo entienda), sino en cómo ha respondido cada vez que le han preguntado.

La mayoría de las veces que alguien hizo una solicitud le respondieron que eran una empresa basada en Estados Unidos y que la oficina de Europa era solo de ventas. Mal. En vez de usar su “poder y posicionamiento” para trabajar de cerca con las agencias de protección de datos, ignoraron el riesgo… y esto nos llevó a que hoy sentencias como estas estén limitando la tecnología y generen riesgos importantes al desarrollo tecnológico, la libertad de expresión y el derecho a la información.

Google no es Internet

Ahora un cambio de perspectiva. Google es un gigante, los cambios que le pide la Unión Europea si prosperan le costarán muchísimo dinero, mucho, pero la misma cantidad le costará a todos los buscadores, quienes no tienen ni un porciento de los ingresos de Google. Esta sentencia le ayuda a eliminar competencia a Google. Este hecho aumentado con que se le ha dicho al común denominador del ciudadano que Google = Internet.

… y ahora, cuál es tu opinión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada