domingo, 28 de agosto de 2011

quizá vivimos en un mundo más seguro de lo que creemos

me lo estoy pensando Tengo un amigo, un muy buen amigo, que está encantado con Facebook, yo también lo estoy, pero en su caso lleva más de 1200 “amigos” asociados. Publica de todo, fotos suyas, con su familia, con sus amigos (los reales de ir al bar y salir de paseo); comenta dónde está, escribe comentarios cada vez que sale de una reunión o de hablar con alguien, y además le da al “me gusta” a casi todas las páginas de empresas, productos y causas.

Yo le he dicho que no es una buena política, que publicar cosas muy personales a un público muy amplio no es bueno; él responde que no ve cuál es el problema y hasta hoy no ha pasado nada. Yo insisto en que “hasta hoy” es una buena expresión, pero empiezo a sentirme como aquel que le dijo a su padre que no fumara por temor al cáncer y nunca tuvo cáncer (tampoco es tal que quería que pillara un cáncer solo para tener razón).

Por eso hago la reflexión en voz alta, y me pregunto si en realidad nos habrán creado una paranoia, y exageramos las cosas, y que la verdad sea que no pasa nada; ya sabes, marketing de las empresas (multinacionales ya que lo pintamos en plan socialista) que viven de vendernos productos de seguridad.

Conozco a unos cuantos que me dijeron que ellos habían dado los datos a Sony, y que seguro estaban entre los datos personales y de tarjeta robados, y claro no contaban cosas como péridas de dinero, o mala publicidad, nada de nada.

Pues, quizá vivimos en un mundo más seguro de lo que nosotros creemos.

3 comentarios:

  1. Supongo que compartir TODO, con TODOS, TODO el tiempo no es la práctica más segura, aunque todo depende de cuál sea nuestro concepto de seguridad. Si lo que tememos es el robo de nuestra información "sensible" (entiéndase "pasta"), una buena estrategia de claves serias y cambios periódicos, será posiblemente suficiente para nuestra tranquilidad. Sobre seguridad física, una puerta blindada y una alarma pueden hacer la misma labor.
    Otra cosa distinta es nuestro temor a que se conozcan nuestras opiniones y convicciones personales. En un mundo en el que casi todo el mundo se esconde tras un niok para opinar sobre cualquier cosa, debes estar muy seguro de tus convicciones (o de tus dudas) para compartirlas con tanta gente.
    A mí personalmente me gusta la gente que no se esconde.

    ResponderEliminar
  2. muy acertado tu comentario. Desde siempre he aprendido que los mecanismos y esfuerzos de seguridad deben estar en función de lo que quieres proteger, por lo que quizá en el caso que expongo no hay mucho que proteger, y resulta coherente además de honesto compartir la información.

    ResponderEliminar
  3. Como anécdota me gustaría contar mi experiencia hace un par de días cuando con mi pareja creamos una cuenta de facebook para ella. Configuré su cuenta con la máxima privacidad disponible, pero en cuestión de minutos le llegaron solicitudes de amistad de personas conocidas, amigos de amigos. A ella le gusta compartir su privacidad con familiares y amig@s de verdad y bajo la presión de tener que rechazar solicitudes de amistad de conocidos, decidió eliminar su cuenta. Yo me reía y le decía que justo lo contrario de lo que ella siente, es lo que hacen muchísimos usuarios de facebook, compartir situaciones de su vida personal y profesional con infinidad de "amigos" de facebook.
    Bajo mi punto de vista, tan respetable es una cosa como la otra. Con respecto a la seguridad, efectivamente, depende de lo que quieras proteger, pero bien es cierto que dar información del tipo "De vacaciones en Cancún, me queda una semana!!" pudiera comprometer la seguridad de tu hogar.
    La creación de grupos que puedan o no ver cierto tipo de publicaciones, álbumes... considero que es realmente importante.

    ResponderEliminar