lunes, 16 de noviembre de 2015

Un pequeño muy pequeño punto azul

Los temas del espacio exterior son apasionantes, bueno lo son para mí. El tamaño y complejidad de lo que hay ahí afuera es impresionante. En escala infinita podemos entender muchas de las reglas que tenemos a mano.

La imagen que presento aquí es una fotografía de NASA hecha por el Voyager 1 en su viaje hacia el espacio interestelar. El Voyager 1 ha conseguido ir tan lejos como ninguna otra nave construida por el hombre, actualmente se ha alejado lo suficiente del Sistema Solar como para poder hacer una fotografía del mismo. El punto que se ve en el círculo es la Tierra, nuestra nave.

El Voyager 1 se lanzó el día 5 de septiembre de 1977. Cuando hago mi resumen de la historia de la tecnología empiezo por el año 1980 porque la tecnología previa hoy resulta bastante primitiva, así que puedes imaginar lo que hemos enviado ahí, un ejemplo de nuestro desarrollo hace cuatro décadas.

Madrid Deep Space CommunicationsSin embargo con esta tecnología, la antena parabólica de 3,7m de diámetro alcanza a lanzar una onda de radio que viaja casi 40 horas hasta la Tierra donde se recibe en la red Deep Space Network (DSN) que consta de 3 ubicaciones receptoras súper sensibles. Una de ellas está en las afueras de Madrid (en la foto) con un plato de 70m de diámetro.

El Voyager 1 lleva un computador y una cámara con mucho menos poder y capacidad que un móvil de los que compramos hoy por 200 euros. Pero aún así nos ha podido enviar pruebas desde más allá de la Heliosfera (zona de influencia de los vientos solares). Así que ya solo nos queda doblar el espacio, porque los viajes en el tiempo a la velocidad de la luz ya los hemos hecho. Piensa que la fotografía de la Tierra que hizo la nave, fue una imagen del Planeta Azul un día antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada