jueves, 15 de marzo de 2012

¿cómo colgar una llamada en el iPhone?

Seguramente sabes que para silenciar una llamada entrante presionas el botón de encendido, pero para colgar la llamada debes presionar dos veces el botón.

Quizá a algunos les resulte intuitivo, a mí no me lo resultó. En mi cuarto día con un iPhone, el pasado lunes, estaba muy, pero muy ocupado. De una reunión a otra y con pequeños momentos intermedios para completar trabajo o responder a algún compromiso. De hecho continué así el martes tanto que me fui a dormir en la madrugada del miércoles, cerca de las dos de la mañana.

El caso es que no tenía tiempo para contestar la mayoría de las llamadas, lo que he hecho siempre en situaciones anteriores es cortar para informarle a quien llama que estoy ocupado, y posteriormente o le llamo o le envío un mensaje. Todos los teléfonos, incluyendo mi blackberry anterior, tienen el botón de “colgar” el que tiene el dibujo del teléfono en color rojo, pero el iPhone no lo tiene, y en la pantalla no aparece la opción, al menos cuando está bloqueado.

Invertí más de dos horas, entre ratos e investigación para descubrir cómo hacerlo, así que finalmente conseguí saberlo. Por cierto, aquí está el manual digital del iPhone, son solo 179 páginas.

En realidad cuento esta historia como una analogía. Quizá mi intuición me esté fallando porque he conseguido llegar a los 40, pero el caso real es que si con algo tan sencillo pierdo tanto tiempo, y por favor sumar el agobio que me generaba cada vez que entraba una llamada o cada vez que buscaba la solución sin encontrarla.

Quieres imaginar ahora lo que representa cuando se hace un cambio de versión en Office, o en el Sistema Operativo y los usuarios están buscando las respuestas sin encontrarlas, y preguntando a los de al lado e interrumpiendo, pero aun peor, sin dar respuesta a las necesidades comerciales.

El jueves pasado en el evento de TalentoTI expuse la necesidad o el valor de una certificación, este es uno de los puntos a los que me refería. Hacer cambios sin la debida formación resulta en costos enormes, que quizá no se ven.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada