jueves, 23 de febrero de 2012

Juntos pero no revueltos

Parece algo de sentido común, pero como bien se dice el sentido común es el menos común de los sentidos. Tampoco digo que mi sentido común deba coincidir con el tuyo.

Para mí Facebook es una red de ocio, ahí tengo a mis amigos cercanos y a mi familia, los mensajes que escribo en Facebook son muy personales, y los que me gusta leer son los mensajes que me ponen al día con estas personas.

En LinkedIn escribo e interactúo por razones de trabajo y desarrollo profesional. Ni se me pasa por la cabeza escribir que estoy de camino a acompañar a mi hija a sus clases de tenis, creo que los contactos que tengo ahí no les importa, y por otro lado, leer temas personales de proveedores o clientes con quienes mantienes una relación profesional, me parece que es mezclar las cosas.

Ni qué decir de Twitter. Para mí es como un tablón de anuncios. Yo invierto mucho más tiempo en esta red leyendo noticias y compartiendo noticias. Atrás, muy atrás quedó aquello de escribir “qué estás haciendo” en esta red. El 99% de los mensajes (quitando las toneladas de spam) son noticias y enlaces.

Así que me levanto en protesta contra los que meten Twitter en LinkedIn y en Facebook, y los que no piensan en el tiempo de los demás, y nos roban productividad cuando queremos hacer algo en LinkedIn y me pones los telegramas de 140 caracteres.

¡Un llamado al respeto en las comunicaciones de las Redes Sociales!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada