martes, 31 de enero de 2012

el fin de los Currículums Vitae

Piénsalo un minuto, qué viejos  y qué antiguos se han quedado los Currículos Vitae (CV). Definitivamente algo del siglo pasado.

Creo que la expresión “el papel lo aguanta todo” se acuñó para los famosos CV cuando en un proyecto en el que participaron 3 luego aparecía escrito en el CV de 10 personas que ni se conocieron. A mis manos ha llegado muchas veces un CV en el que su dueño ha escrito que estuvo en una empresa, o un proyecto en el que yo mismo estuve, pero del que no lo recuerdo. Y la historia continúa.

La llegada de Internet ya podría ir acabando con esto, y principalmente con la ayuda de una red como LinkedIn que es capaz de contener todo lo que se espera de un CV en condiciones:

Contenido

 

Validación

  • Estudios
  • Conocimiento
  • Experiencia
  • Gustos
 
  • Compañeros de facultad o de Escuela entre sus contactos
  • Recomendaciones de sus pares en trabajos y proyectos
  • Recomendaciones de sus empleadores y jefes directos
  • Información que compartes y contenido que generas

Es muchísimo más seguro para el futuro empleador ver el perfil público de una persona que pedir una hoja de papel. Algunas veces cuando un empleado deja la empresa que dirijo me pide una carta de recomendación, nada más antiguo,  es casi como una carta secreta entre el ex-empleado, y algún técnico de Recursos Humanos de alguna empresa donde se proponga como colaborador; si me haces contacto en LinkedIn te lo escribo en público, donde lo vea todo el mundo, y por supuesto donde menos puedo mentir.

No perdamos la oportunidad. Si asistes a un curso haz contactos a los compañeros de LinkedIn, si trabajas en un proyecto reconoce el trabajo de tus compañeros y pide que ellos hagan lo mismo. En el trabajo después de un año pide a tu jefe una evaluación y si no es buena mejórala, y si es buena no pierdas la oportunidad de pedirle que te la escriba en público.

Si vamos a vivir en este siglo, vivamos con las reglas de la nueva era.

3 comentarios:

  1. Mª Isabel García Hernández4 de febrero de 2012, 23:37

    Muy buena reflexión.
    Las valoraciones de las "personas" serán más justas y podrá valorársenos no sólo como profesionales, que es importante, sino también como personas: con las capacidades, habilidades y en lo que podemos destacar por todo aquello que nos ha enseñado la escuela de la vida.

    ResponderEliminar
  2. Juan Carlos Rodríguez7 de febrero de 2012, 13:04

    visto así no tenemos más remedio que hacer un perfil en LinkedIn, y yo que ni foto le he puesto.

    ResponderEliminar
  3. Lamento discrepar. Si el papel lo aguanta todo, pregúntame cuánto soporta Internet... El problema de los CVs es de los Dptos. de RRHH: Si hicieran su trabajo de consultar las referencias y verificar la veracidad de lo expuesto, el CV en papel y/o su versión en Internet. También se dijo que la radio desaparecería cuando vino la TV; luego se ha dicho que la TV desaparecerá con Internet... Los CVs en papel tienen y seguirán teniendo su lugar.

    ResponderEliminar