lunes, 2 de enero de 2012

algunos amigos son más caros en las navidades

Si bien suele decirse que “un amigo no tiene precio” a la hora de felicitarlos para el año nuevo o las navidades, algunos son más caros que otros.

Me refiero al hecho de los medios que tenemos hoy para felicitar. Este es mi propio ejemplo:

  • Grupo masivo: escribí en Twitter un mensaje de felicitación. Lo habrán visto los que lo hayan visto, y en este tipo de herramienta no resulta preocupante, algunos sí, otros no.
  • Grupo más cercano: en Facebook a mi círculo más cercano. Recibí comentarios y botones de “me gusta”. En este caso sí me importa que me lean y saber quién le dio al botón.
  • Escribí un solo correo para mis compañeros de equipo en Tecnofor, la empresa que dirijo. También respondía a dos correos relacionados, uno de itSMF España (la Junta de Gobierno) y otro de Microsoft (del equipo de SAM, los de Training como siempre están a otra cosa).
  • Me abstuve de felicitar en LinkedIn y en Google+, el primero porque me parece que es generar spam, y total no creo que alguien esté leyendo LinkedIn en el cambio de año; el segundo porque sigo sin entenderlo y honestamente me preocupa poco, por otra parte creo que son los mismos de las otras redes.
  • El siguiente, y siempre con el móvil en la mano, en los programas de mensajería instantánea:
    • Blackberry messenger: donde está una parte de mis amigos, familia y colegas
    • WhatsUp: están otros contactos, entre amigos y colegas y conocidos. Por supuesto no le envié mensajito a todos, pero sí a algunos.
  • Por último SMS, dos envíos, pero los únicos que no están en la tarifa plana de mi móvil. Estos son los amigos caros.

Una sola llamada hicimos este cambio de año. Las costumbres cambian, la tecnología nos modifica los hábitos. Yo  creo que para bien, he podido felicitar e interactuar con más gente que hace 10 años.

Por cierto, me permitiré también felicitar 2012 por este medio, así que desde este blog os deseo lo mejor en 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada