lunes, 21 de noviembre de 2011

el esfuerzo debe estar en la solución no en el problema

Este blog me sirve para expresarme, pero seguro que también me ahorra las horas de terapia que debería pasar en un diván de una consulta profesional.

La historia inicia el año pasado cuando a inicio de 2010 migramos nuestro sistema contable a un nuevo sistema, más completo, más robusto con más posibilidades, pero definitivamente en la empresa equivocada. El control contable lo tenemos externalizado (junto con las Nóminas y los impuestos) pues es conocimiento que no queremos dentro de nuestra empresa; no es un conocimiento que aporte en la cadena de valor de nuestro producto, y por consiguiente no llega nada de utilidad a nuestros clientes.

Este año me ha tocado padecer, y esa es la palabra correcta, padecer la contabilidad. La compañía gestora no fue capaz en todos los meses de enero a septiembre de entregar un Estado Financiero. Pretextos hubo por cantidades, y principalmente achacados al nuevo sistema contable, pero lo cierto es que resultados ninguno.

En septiembre decidimos cambiar de empresa contable y así en octubre empezamos con una empresa nueva. La semana pasada me encontré en un déjà vú con el contable asignado por la nueva gestoría.

Es claro que habíamos cambiado la empresa porque la anterior no estaba entregando los resultados que queríamos, pero la nueva se presentó 7 días después de la fecha acordada para entregar los Estados Financieros, y a comentar todo lo que los anteriores habían hecho mal, como si eso me ayudara en algo, pero peor aún usarlo como excusa para no entregar lo que debían. Esta fue básicamente la conversación:

contable

Cliente
contable

Cliente


contable

Cliente

contable

Cliente

contable


Cliente


contable
Cliente

contable

Cliente
contable
Cliente
Tenemos un problema, la gestoría anterior no hizo el cierre del año 2010
Pues lo hacemos
el problema es que no se puede hacer sin cerrar las distintas incidencias
pues entonces nos damos lo que falta del año para las incidencias y generamos los Estados Financieros con lo que hay
el problema es que se acumulan los saldos de del año anterior
entonces los restamos, sabemos cuál fue el resultado del año anterior
el problema es que eso no nos ayuda a saber cuánto es Octubre
el último Estado es de agosto, restemos ese también y hacemos uno consolidado de Septiembre y Octubre
el problema es que no tenemos el formato en Excel para hacerlo pues todos los que os enviaron están en pdf
(con cara de incrédulo de lo que está escuchando), pues lo digitamos de nuevo, son 20 líneas como mucho
el problema es si hacemos eso no estará exacto
me urge para ya, estoy dispuesto a aceptar un margen de error
el problema es que no estaré a tiempo de hacer un análisis y un informe
no he pedido informe ni análisis, necesito los Estados
el problema es que sin el informe…
sal de mi despacho, necesito trabajar, busca una solución

La conversación fue de un minuto o minuto y medio, pero cómo es posible que una persona empiece cada frase diciendo “el problema es”, cuando además ya ha quedado más que claro que tenemos un problema. ¿por qué tanto esfuerzo en señalar problemas? ¿Por qué no usar ese tiempo y esfuerzo en buscar soluciones, por qué dedicarlas al problema? ¿se supone que han sido contratados porque saben resolver, no apuntar los problemas, eso lo hace cualquiera?

Resumen

  1. Olvídate de la tecnología, los programas son sólo herramientas, no son ni la solución ni el problema, claramente si son la excusa.
  2. Usa cada minuto buscando y proponiendo soluciones. No tienen que ser geniales, ni innovadoras, solo requieren tener la intención positiva y honesta de buscar una solución.
  3. No apuntes al problema, no dediques el tiempo a lo obvio. No le hables al cliente (interno o externo) empezando frases con palabras negativas; hazlo con palabras y frases positivas.

2 comentarios:

  1. Qué odisea!!!

    Alguien me enseñó, que cuando expongo un problema debes llevar de la mano una/s solución/es alternativas.

    La verdad que el verdadero problema, es el lamentable servicio, que sin generalizar, se presta actualmente; es caótico.

    Sí alguien en cualquier sector, tuviera seriedad y escuchara y diera al cliente lo que necesita, cuando lo necesita, se haría con el mercado, ya que los clientes, están esperando dicha panacea.

    Es lamentable lo que cuentas, pero no es un hecho aislado, es lo que ocurre dia si y día también.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. El origen de lo que le pasa a ese contable y a muchos otros, por no decir a casi todos es que la carrera contable no existe y no se enseña la teoría contable, por lo que muy pocos saben realmente contabilizar de acuerdo a los PCGA (ppios de contab. generalmente aceptados)

    Solamente es aplicado a las pocas empresas que cotizan en bolsa o superan determinados niveles de facturación. A todas las demás la información que se registra es con criterios fiscales o sobre lo percibido. Que pena, como si las Pymes no necesitarían tomar decisiones!

    ResponderEliminar