viernes, 16 de abril de 2010

Porque es mío

Es probable que este sea uno de mis post favoritos, o al menos uno de los que más he disfrutado escribiendo.

Muchas veces cuando doy formación, me encuentro con el reto de ayudar a un estudiante a comprender un concepto para el que ya tenía una idea que no encaja con la definición de lo que estamos viendo. Otras veces tenemos los retos de los acrónimos, algunos les dicen “ANS”, otros le dicen “SLA”, o le dicen "SLA" a algo completamente diferente. Por último tenemos algunos que han usado algo con un nombre, y ahora en este curso pretendemos ponerle otro nombre.

A este último grupo suelo contarles una historia. En un viaje con la familia a Finlandia, un primo que vive ahí le regaló a Ana Paula (mi hija menor, en esa fecha de 2 años) un oso polar de peluche. Blanco, muy lindo. Desde entonces ella no lo ha dejado ni un minuto, duerme con él, lo lleva de paseo, incluyendo los viajes largos como los intercontinentales, sólo lo deja para ir al cole. El caso es que a este oso le ha puesto de nombre Guau-Guau. Ella es consciente de que es un oso y no un perro, pero le ha puesto de nombre guau-guau.

Uso este símil porque encaja con muchos ejemplos y casos de negocio. Por ejemplo, "da igual que le pongas de nombre Guau-Guau, no por eso dejará de ser un oso". Otro ejemplo que encaja perfectamente es decir “da igual que lo llames Guau-Guau, eso no hace que se convierta en un perro”. Por ejemplo lo puedes decir “Tú llámale Centro de Servicio al Usuario, pero eso no significa que tengas un Centro de Servicio al Usuario”.

Pues bien, el pasado lunes le pregunté a Ana Paula cómo se llamaba el oso, quería jugar un poco con ella, me dijo que se llamaba Guau-Guau, le pregunté por qué lo había llamado así, y me dijo “porque es mío”. Una lección más que me dan mis peques. Decidí coger el móvil y grabarla, lo hice y Laura (mi primogénita de siete añitos) que había visto que el resultado se podía mejorar se ofreció a hacer la entrevista. Este es el resultado:



Lo sé, son un encanto.
.

2 comentarios:

  1. es una ricura, Marlon te felicito.
    Que lindo como las cosas simples nos enseñan grandes lecciones.

    ResponderEliminar
  2. También está el poder de escuchar, el común de los mortales no vemos estas cosas. Marlon te felicito,

    Maricarmen

    ResponderEliminar