viernes, 30 de diciembre de 2016

Los robots se apoderan de los empleos… o no

Ayer lo conversaba en el despacho de un notario, eso fue por la mañana, en la tarde en una conversación telefónica el tema salió otra vez, al terminar el día, en una reunión rápida en un bar mi interlocutor lo dijo con toda naturalidad: “los robots enviarán mucha gente a casa”. Esta mañana está en portada. La respuesta es sí, los robots sustituirán muchos empleos, pero sigue leyendo porque no es tan fácil como hacer la afirmación.

Alguien tiene que hacer y programar los robots. Además se necesita personas que los inventen. Lo que sí es evidente es que hay profesiones que se benefician y otras que del todo no participan. Por ejemplo, los informáticos que programan los robots, los ingenieros electrónicos que los crean, o los ingenieros y matemáticos que escriben y perfeccionan los algoritmos; este grupo tiene empleo para muchos años.

Los robots sustituyen trabajos poco especializados. Ocurren diferentes situaciones, tanto el hecho de que es relativamente fácil sustituir una persona que atiende una caja en un supermercado, debido a que el entrenamiento y las necesidades del puesto requieren de poca preparación. Otro punto de vista es si queremos hacerlo. Hay que pensar si cuando vas a la caja realmente quieres que sea una persona o te da igual, si es el segundo caso no culpes al robot. Otro ejemplo que me permito dar es mi propia opinión y deseo, en el caso del Metro de Madrid, los maquinistas hacen en promedio dos huelgas al año, trastornan a todo trabajador, los trenes pueden ir solos, y yo lo prefiero porque el robot no va a huelga. Si por alguna razón te molesta esta opinión de la huelga, no estoy en contra del derecho de huelga, sino de que me usen para sus propósitos, que por cierto son nuevos cada seis meses, y a mí nadie me devuelve el dinero por los días perdidos.

Cambio en la economía. Las grandes corporaciones van a sufrir cambios muy importantes, que tengo la sensación de que no están percibiendo. Supongamos por un minuto que han transcurrido 50 años y todos los trabajos los hacen los robots, entonces tenemos dos preguntas por responder. ¿Cómo consiguen ingresos las personas para poder vivir? y ¿Cómo convences a un robot para que compre artículos en un supermercado?

La última pregunta no es mía, ya es una pregunta que se hacen los entendidos. Si asumes que la población está desempleada, a excepción de unos cuantos ricos dueños de los robots. Entonces para qué construir coches, ¿quién los va a comprar? o para qué cultivar tomates ¿quién puede darse el lujo de comprar tomates? Entonces ahora podemos apagar los robots, porque todo lo que construyen no tiene un consumidor con recursos económicos para pagarlo. No es así. Los beneficios de las empresas bajarán muchísimo, los impuestos subirán a las nubes, y el estado de bienestar se establecerá basado en unos mínimos por el mero hecho de existir.

(sí tengo mucho más que decir pero es mucho para un post de un blog)

No hay comentarios:

Publicar un comentario