lunes, 18 de noviembre de 2013

Alerta: podrías perder tu certificación profesional

Sé que suena muy fuerte, y quizá no eres un fan de cuidar la propiedad intelectual, y aunque he de decir que occidente vive cada vez más de este tipo de activos, me gustaría explicar el por qué y cómo podría ocurrir, por supuesto, si no eres parte de ninguno de los tres casos que mencionaré pues estás exento y no está de más que se lo digas a un amigo o colega.

Situación
Cuando se deja de crecer, hay que pensar en todo el dinero que se queda de camino. Esto les está pasando a los fabricantes de software, a las editoriales y en general a las organizaciones que viven de la propiedad intelectual, y dan empleo gracias a ello. Por ejemplo cuando el mercado crecía Microsoft vendía nuevas licencias y  las cuotas se conseguían con dicho impulso, poco tiempo para pensar en quién no estaba pagando las licencias a menos que fuese un agujero grande o escandaloso, pero ahora que la economía no crece, o crece poco, por lo tanto es  el momento de revisar qué se está quedando por ahí.

Primera razón, y por lo tanto primera causa legal: la propiedad.
Es verdad que algunas veces se crea una obra por razones de ocio, distracción o pasión, pero en su mayoría es como fuente de vida. Muchos escritores viven de sus obras o del impacto de las mismas gracias a conferencias, cursos y licencias de uso. Este es el caso de la mayoría de las certificaciones profesionales, SAP, HP, Oracle, Microsoft, ITIL, PMP, Citrix, etc. En muchas ocasiones estas empresas cobran a organizaciones que se acreditan para impartir la formación y posterior certificación de sus profesionales, pero hay empresas que no pagan el derecho de uso y por su cuenta usan la propiedad intelectual para lucrar. No olvides que no lo han hecho con el objetivo de mejorar los precios del mercado o de ayudar a una empresa que no podía pagar la formación, lo han hecho para lucrar (el caso es diferente si no hay lucro).

En estos casos la empresa que ha lucrado ha cometido un delito penal, y por lo tanto puede ser encausada tanto por dicha violación de los derechos de propiedad como por un posible fraude en caso de que el comprador se pueda ver afectado. ¿Y qué pasa con quien obtuvo un beneficio (la certificación) mediante la compra y uso de un canal no autorizado? pues podría perder la certificación. Hay que recordar que al obtener una certificación no te has hecho dueño de la misma, sino que el dueño te reconoce como certificado, pero tiene todo el derecho de dejar de hacerlo, algo así como los restaurantes que dice que se reservan el derecho de admisión, siempre que sea una regla que esté basada  en la ley (o que no contravenga) puede hacerlo. En este caso si el profesional pierde la certificación podría demandar al quien le cobró por los servicios por fraude.
Segunda razón, segunda causa legal: competencia desleal.

Esta es una circunstancia que se produce cuando una persona física o jurídica rompe una regla (o ley) y como consecuencia obtiene una ventaja. Por ejemplo cuando un corredor usa un callejón y se ahorra un kilómetro que sus competidores si tienen que correr pues así está estipulado en la ruta, en este caso es competencia desleal y se le puede descalificar. Aquí podemos enfocar tres niveles en el asunto que nos ocupa.

La empresa que lucró al vender servicios sin una licencia del dueño de la propiedad mientras otras empresas sí pagaron por el uso, la primera ha obtenido una ventaja. La empresa que compró servicios más baratos porque no se dio el correcto uso de la propiedad intelectual y ahora por ejemplo participó en una licitación con una ventaja, no te digo si además con un precio menor. Y finalmente el profesional quien obtuvo una certificación por una vía no apropiada pero obtiene el beneficio de competir por un puesto de trabajo, o por un aumento de sueldo, o para liderar un proyecto. Este es otro motivo por el cual podría perderse la certificación.
Tercera razón, tercera causa legal: el robo.

Vamos a ponerlo en perspectiva, si alguien roba un coche y lo pillan, no solo se le encausa legalmente por el delito del robo, sino que también le quitan el coche con lo cual deja de percibir los beneficios que el coche le daba. Hay varios escenarios en los que se han contratado servicios y las empresas contratantes no han pagado los servicios por varias causas, algunas veces por falta de recursos económicos, y otras veces alegando malos servicios, pero igualmente aun cuando no han pagado esos “malos servicios” los profesionales se han certificado y tanto el profesional como la organización han hecho uso de los beneficios (aunque sea solo por anunciarlo en su muro de Facebook).
Resumen

Ya que tengo contacto con los principales fabricantes en el sector informática y los principales certificadores, puedo dar fe de que algunos están ahora preocupados no solo por los ingresos sino que también por la reputación que ha estado perdiendo la certificación que comercializan, y por lo tanto algunas están empezando a anunciar mano dura.
¿Por dónde empezar? Por el eslabón más débil, el profesional certificado. Llevar a juicio a empresas que no estén operando correctamente o a quienes han hecho contrataciones (posiblemente) fraudulentas es muy complicado, pero retirar la certificación si no hay pruebas de legalidad es MUY fácil. Como consecuencia el consumidor cambia o modifica los hábitos, o al menos tiene más cuidado y por lo tanto la oferta disminuye (desmotivar la oferta).

Competencia desleal. En inglés se llama “unfair competition” que literalmente significa competencia injusta. Esto es porque es injusto:
  1. Proveedores: que algunas empresas operen con costes mayores por seguir las reglas
  2. Contratantes: que una empresa competidora tenga costes menores por contratar en mercado no regular (en algunos bienes se le llama “mercado negro”)
  3. Profesionales: que algunos paguen más, o deban esforzarse más por mantenerse en el mercado regulado siguiendo las normas mientras otros obtienen los mismos credenciales  acudiendo a mercado no regulado

1 comentario:

  1. Buenas

    Gracias por el análisis Marlon, definitivamente es de mucha ayuda. Mi opinión es que los proveedores han dejado hacer y deshacer a su canal de distribuidores a sus anchas y no han impuesto una política de calidad.

    Culpar al canal y al certificado es muy fácil, no son el perro grande, pero son los que realizan la mayoría de las tareas y desarrollan el conocimiento respecto a las herramientas y procesos.

    Creo q el tema es bastante complejo como para sólo tratarlo en un post, pero en mi opinión resumida es que el mercado pondrá a cada uno en su sitio y quién demuestre valía independientemente de su certificación tendrá mucho ganado como lleva ocurriendo, bajo mi punto de vista, desde siempre.

    ResponderEliminar