lunes, 10 de septiembre de 2012

Tecnología vs. Voluntad

El otro título que había pensado es “Sigo sin entender las aerolíneas” aunque soy un usuario algo frecuente.

Es normal que hagamos comentarios de situaciones que nos pasan, sitios en los que vivimos o circunstancias que nos afecten. Este es mi caso.

El miércoles pasada cerraron los aeropuertos de Washington por causas “del clima” aunque hacía un bonito día y eso llevó a que me recolocaran en otro vuelo ya que mi avión no sería capaz de llegar desde su destino y recoger el pasaje. No es la primera vez que me ocurre, y desde hace muchos años siempre me pregunto por qué las aerolíneas gestionan estas situaciones tan mal.

Por lo general todos los pasajeros con conexiones tienen entre una hora y dos entre el aterrizaje y abordar el siguiente trayecto, por lo tanto, un retraso de más de 3 horas consigue que la mayoría pierda sus conexiones. Este fue el caso.

Al aterrizar en el aeropuerto de JFK en New York todos habíamos perdido las conexiones, pero lo increíble (muy creíble porque es la forma en que lo han gestionado siempre) es que al aterrizar no están preparados para ayudar y por el contrario te envían fuera del aeropuerto a que gestiones un nuevo vuelo, cuando ves al personal de tierra de la aerolínea parece como si les hubiera pillado por sorpresa que el avión llegue 4 horas después.

Las colas son enormes por lo que las opciones nunca son de los vuelos que están por salir. No es que me queje, quedarme una noche adicional en NYC siempre te permite hacer algo, pero por qué el gasto extra de hoteles, transportes y comidas, cuando una gestión eficiente podría evitarlo.

Situación hipotética

Me pregunto, qué pasaría si pudieran acceder a la información de los pasajeros que están en el vuelo que tiene el retraso, y pudieran revisar cada uno de los que tienen conexiones. Si fuera así, podrían ir buscando alternativas en el aeropuerto mientras los pasajeros están en vuelo y cuando arriban al salir de la puerta te entregarían los nuevos billetes con la nueva ruta o el nuevo horario. No haría falta colas, no haría falta que los pasajeros fuesen a otro sitio a reclamar, no haría falta que nadie se ponga de mal humor (yo no lo hago, pero es muy común), y lo más seguro es que ahorraría más del 50% de los costes actuales.

Una aplicación que haga ese trabajo (en teoría) es tan fácil que se le puede encargar a un estudiante como trabajo de fin de curso. Y debido a que sé que sí tienen los datos, no puedo hacer otra cosa que concluir que es falta de voluntad. Lo que es lo mismo, a los jefes de las aerolíneas no les importa.

1 comentario:

  1. correcto, "los clientes no les importan" por eso no hacen nada.

    Sí alguna sacara dicha ventaja competitiva y todos los usuarios se fueran a esta compañía ¿qué pasaría? ...

    Gracias Marlon, por la anécdota. De todo se aprende.



    ResponderEliminar