lunes, 11 de junio de 2012

5 consejos para rentabilizar el fracaso

Fracaso suele ser una palabra negativa, al menos a ninguno nos gusta que nos relacionen con dicha palabra. No tiene por qué ser negativa todo el tiempo. Para encontrar el éxito es necesario antes haber vivido varios fracasos.

La fuente de aprendizaje y el creador de conocimiento es el fracaso, y los errores. Ahí se aprende, y se tiene la oportunidad de mejorar.

Tampoco digo que tenemos que buscar el fracaso, pero sí tenemos que aprender a gestionar el fracaso. El riesgo no es fracasar, es fracasar y NO aprender.

También se habla del “miedo al fracaso”, en realidad no existe, el ser humano no teme a fracasar sino a fracasos caros.

Así que desde mi experiencia:

  1. Reducir: el coste o el posible coste del fracaso. Conteniendo o gestionando los riesgos se consigue reducir el posible coste del fracaso. Use la Gestión de Proyectos como el mejor aliado, gestione los riesgos. También es posible si se divide el proyecto en pequeños proyectos o pequeños productos.
  2. Documentar: lo ocurrido. Por supuesto si hacemos uso de la gestión de proyectos esto ya será parte
  3. Contabilizar: de la misma forma en que se contabiliza el gasto se debe hacer con la inversión. Así es, lo que muchos llaman I+D es justamente esa investigación en la que se prueba, se falla, se documenta, se aprende, y vuelta; ese aprendizaje es una inversión. El conocimiento es una inversión.
  4. Celebrar: los fracasos y los éxitos por supuesto. Muchas veces se esconde, o se oculta el fracaso, porque como he dicho antes se etiqueta como negativo. Pero es un error, hay que enseñarlo, y agradeciendo al equipo que a trabajado y por haber entregado todo lo que tenían. Hay que cambiar la actitud con la que se enfrenta el cierre de cada proyecto.
  5. Re-utilizar: lo aprendido. De nada vale todo lo anterior si la próxima vez no lo usamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada