lunes, 9 de enero de 2017

Usar la tecnología con responsabilidad

Facetime

Si no has visto la noticia antes, seguro que le sorprende. Un conductor que de forma imprudente estaba usando la aplicación Facetime en el iPhone mientras conducía, fue el responsable de un accidente que terminó con la vida de una niña en la nochebuena del año 2014.

¿De quién es la culpa?

De Apple por supuesto, al menos esta es la acusación de los padres, quienes han demandado a Apple como responsables de la muerte de las niñas. Por supuesto en mi opinión es el viejo intento de culpar a alguien más siempre.

¿Quién más podría tener la culpa?

Siguiendo la misma lógica, quizá Henry Ford por haber inventado el automóvil (el accidente fue en Estados Unidos, lo menciono por los puritanos del inventor del automóvil). En la misma lista podría ir quien haya puesto la autovía ahí. Por qué no la compañía de comunicaciones que de forma “tan imprudente” permitió la llamada mientras el vehículo estaba en movimiento.

Lo cierto es que además de echar la culpa a cualquier otro, menos a quien comete la imprudencia. No es menos cierto que enseñamos a conducir vehículos, pero no enseñamos a usar con responsabilidad la tecnología, y en este caso los móviles.

Nota en referencia a la noticia: los demandantes dicen que el teléfono debería tener una función que asociada al GPS del apraato, bloquee la comunicación cuando el teléfono se esté desplazando a mayor velocidad, lo que indicaría que está en un coche. Bastante absurdo porque también eliminaría la opción de comunicación en un autobús, o un tren; pero peor aún, eliminaría la opción a un pasajero en el asiento de atrás. Además, honestamente, técnicamente sería más fácil dejar al teléfono sin conexión eliminando todo “riesgo” de comunicación. Pero la realidad es, que de la misma forma en que debemos ser responsables con un coche, o con el uso de una bicicleta, también debemos serlo con el uso de la tecnología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario