jueves, 16 de julio de 2015

Uber paga para indemnizar y silenciar a la familia de una mujer muerta por uno de sus conductores

Leí la noticia el 14 de julio y me tomé dos días para reflexionar. Con la cabeza fría, lo primero que quiero expresar es mi tristeza por la muerte de una persona, no es así como se prueba la irresponsabilidad. Sin embargo, infinidad de veces se instala un semáforo no cuando los vecinos lo piden, sino después de varios accidentes, y entre más graves antes el semáforo.

He comentado muchas veces y en diferentes foros el ímpetu de Uber y su falta de responsabilidad social. Una cosa es tener la idea de cambiar el mundo (del transporte público en este caso), y otra es su aparente vaga preocupación por el qué pasará en 5 o 10 años.

Una mujer murió en un accidente con un conductor. Uber le retiró el permiso de uso de la aplicación al conductor, y llegó a un acuerdo económico con contrato de secreto con la familia de la víctima. ¿Se puede lucir más culpable?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada