jueves, 2 de diciembre de 2010

y no paramos de hablar de herramientas

El pasado martes 30 de noviembre tuve el privilegio de ser ponente invitado en un evento donde se habló de Software Asset Management (SAM). Muchas ponencias, entre experiencia,métricas y herramientas.

El caso es que me he decepcionado a mí mismo, porque si se supone que soy uno de los evangelistas de la Gestión del Servicio lo he hecho fatal.

Las ponencias de las herramientas aunque de mucho nivel, y con expertos, no pasaron de enseñar cómo hace algo el software. Pero mi decepción es que estas ponencias fueron las que más preguntas generaron, algunas inclusive en inglés y los participantes hicieron lo suyo para preguntar.

Las ponencias de casos prácticos, de éxito no tuvieron preguntas. En un descanso alguien decía que quizá la audiencia era muy técnica. Pues peor. No aprendemos. TI quiere saber de TI y de nada más.

Más tarde cuando se habló de muchas herramientas, gratis, semi-gratis (con módulos de pago), y otras mucho más profesionales, alguien preguntó si había una herramienta que le ayudara a decidir qué tipo de herramienta comprar. Yo creo que sí, no lo dije, pero la herramienta se llama cerebro.

¡Tengo un proyecto entre manos, necesito una herramienta, así si falla, será culpa de la herramienta!

Lo comenté con Paul Wilkinson durante el Congreso de itSMF España, el discurso de Paul está lleno de ironía en estos temas, y nos encanta, y lo seguimos trayendo porque no conseguimos avanzar. Voy a sugerir que en el examen de ITIL se incluya un par de preguntas de Negocio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada