lunes, 19 de agosto de 2013

Eché Facebook en la mochila y dejé LinkedIn y Twitter en casa

Muro de Facebook

Regreso al trabajo, he tenido algo más de dos semanas de vacaciones -estupendas vacaciones he de decir.

Ya sabéis que lo mío es observar el comportamiento del ser humano interactuando con la tecnología, y por supuesto el humano que tengo más a mano es el del espejo.

No eché en falta Twitter en vacaciones, abrí la aplicación en el móvil un par de veces, algo sí publiqué, pero intenté leer y no me quedé ni dos minutos.

Abrí LinkedIn porque tenía varias solicitudes y quería revisarlas y corresponder la amabilidad de quienes me habían invitado a sus redes. Leer, nada.

También abrí Yammer, la red que usamos en Tecnofor internamente, para revisar si había algo importante ya que la oficina estaba cerrada por vacaciones.

Facebook fue lo único que usé, mi mujer también. En la red del Hotel o en casa de amigos fue la principal razón de conectar a Internet.

Twitter sigue sin encontrarse, no es adictivo, no es importante, podemos cerrarlo mañana y el mundo seguiría sin ni siquiera recordarlo con pena. Pero creo que ya somos adictos a Facebook, y no creo que pudiéramos prescindir de la red con facilidad. Un proceso de desintoxicación de Facebook sería casi un proceso de salida de la sociedad. No me alegra ni me entristece, solo observo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada