martes, 28 de junio de 2016

Fallan las encuestas en las elecciones de España

Qué importante es usar los nombres correctos, y llamar a las cosas por lo que son. Creo que a todos como ciudadanos nos ha llamado la atención la diferencia tan radical que hubo entre las encuestas que publicaban los medios de comunicación y el resultado real en las urnas el pasado domingo.

Particularmente yo me he quedado de piedra, pero tanto que incluso he pensado en un momento que quienes publican las encuestas podrían estar intentando “manipular” la voluntad de los electores y publicaban lo que querían para intentar influenciar los resultados. Después pensé que quizá los medios de comunicación buscaban interpretar las encuestas con el único objetivo de generar titulares sensacionalistas. 

Finalmente pensé (por un momento) que quizá se podrían haber manipulado los resultados de las urnas. Todo lo descarté de inmediato. Pero como he dicho me he quedado con esa sensación extraña en la tripa pensando cómo es posible esto.

Así que investigo un poco, pero muy poco, poquísimo (por dejarlo claro) porque encuentro la razón a los dos minutos: las encuestas no son encuestas.

Ya me llamaba la atención que habiendo cumplido 44 años nunca he participado en una encuesta, quiero decir nunca me han encuestado, y pregunté en el trabajo (no ha todos) pero a quienes encontré y quienes estuvimos comentando ayer los resultados, y nadie nunca ha sido encuestado.

Gordi Pérez Colomé publica hoy en El País un artículo que título “Por qué fallan las encuestas”, y si bien acierta en los cuatro puntos que analiza en mi opinión explica pero no pone nombre a la razón. Las encuestas no son encuestas, al menos no lo son las electorales.

He escuchado a varios directivos de las empresas que publican las “encuestas” (sí ahora entrecomillo) y han dicho frases como “nos hemos dejado llevar”, “no hemos interpretado correctamente”, “pensamos que podía ocurrir”, “no vimos venir”.

Yo he realizado encuestas. Por ejemplo hace un mes encuesté a 100 CIOs y les hice tres preguntas, y lo que escribí fue 37 de los 100 CIOs dice que… No se me ocurriría en una encuesta decir “interpreto que si 37 de los 100 dicen que… entonces es posible esto otro… y por lo tanto escribo algo diferente”.


El resumen es que no son encuestas, son opiniones, y no veo ningún problema, me parecen totalmente legítimas, pero por favor, llamarle OPINIÓN. Así cuando se publiquen se dirá, la consultora X opina que…
Por cierto que esta no es una reflexión política, espero que no me interpretes mal, es una reflexión de lo mal que salen las cosas cuando se le pone un nombre equivocado. Como último ejemplo y ya que puedes ver el gráfico aquí arriba, muchos están diciendo que el Partido Popular (PP) ha ganado las elecciones, otro nombre mal asignado, es el partido más votado, pero no ha ganado las elecciones. Si se le da el nombre correcto saldrá a negociar y como en cualquier negociación "algo tendrá que dar a cambio", si se cree lo de "ganado las elecciones" entonces se plantará a pedir su derecho, y por lo tanto terminaremos de nuevo en las urnas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada