miércoles, 28 de agosto de 2013

La chequera no te convierte en un experto

Comprar Skype no te convierte en Skype.

Consecuencia de mi post de ayer he recibido algunos mensajes y comentarios diciendo que Microsoft sí puede convertirse en el número uno de dispositivos con la chequera. Yo creo que no.

Comprar Skype no te convierte en Skype, sino en el dueño de Skype.  Si no fuera de esa forma sería muy complicado. Si fuera así entonces comprar un perro te convertiría en perro, o comprar una mesa te convertiría en un mueble.

Comprar un coche no te convierte en coche, te convierte en el dueño de un coche, pero hay algo más importante aún, te da la capacidad para transportarte.

Así que Microsoft sí podría comprar Dell por ejemplo, le convertiría en el dueño de Dell y le daría la capacidad de poseer dispositivos. Pero no le convertiría en Dell.

La chequera no te hace un experto.

martes, 27 de agosto de 2013

Microsoft se prepara para renovarse de pies a cabeza

Steve Ballmer

El fin de una era en la informática, y el inicio de una nueva.

El mes pasado asistí a la que quizá fue la última aparición pública del último show-man de la tecnología: Steve Ballmer. Bill Gates, Steve Jobs, Steve Ballmer, los gigantes del escenario, los visionarios. Quizá nos queda Jeff Bezos (Amazon), pero por ahora no veo un sustituto claro.

Ahora que montar un show en el escenario no cambia los resultados de la empresa. Microsoft lleva unos años perdido y Ballmer ya no pudo enderezarlo, ni siquiera se le ocurrió usar la fórmula secreta que le ha dado el éxito en los últimos años.

Hace tres años escribí un post felicitando a Microsoft por lo que yo consideré una excelente decisión por parte de Ballmer, dividir la empresa en 3 unidades: Microsoft Mobile Communications, Microsoft Office Division, y Microsoft Interactive Entertainment, nombrando a Andy Lees, Kurt DelBene, y Don Mattrick.

Don está ahora en Zynga, Kurt dedica más tiempo a otra empresa y Andy no actualiza su perfil desde 2011. Lo cierto es que ninguno está en la lista actual de Ejecutivos de Microsoft, pero tampoco están sus divisiones, de hecho he impreso la lista en PDF por si cambia en próximas fechas.

¿Servicios y Dispositivos?

El comunicado oficial dice:  

traducción

“The board is committed to the effective transformation of Microsoft to a successful devices and services company”

 

“La Junta Directiva está comprometida en la transformación de Microsoft hacia una compañía exitosa de dispositivos y servicios”

No tengo participaciones de Microsoft, pero vivo de la tecnología y por lo tanto es importante para mí entender las estrategias de los grandes fabricantes. Lo que yo  interpreto del comunicado es: vamos a convertir Microsoft en algo que no es y nunca ha sido, dejaremos de ser el número uno del mundo en software y olvidaremos nuestra principal fortaleza que son nuestros partners, pues ahora seremos una compañía de servicios con lo cual competiremos contra ellos, también fabricaremos los mismos dispositivos que fabrican nuestros distribuidores.

Por supuesto admiro el coraje de presentarse al mercado diciendo que se convertirán en una empresa de dispositivos. No quiero ni siquiera sugerir que no lo puedan conseguir, por supuesto que sí, pero ¿por qué hacerlo? Ya sé que es buen negocio, también podría serlo la navegación espacial. Yo no puedo ni siquiera decir si es acertado o no, no tengo la autoridad para hacerlo. ¿Competir con Samsung, Sony, Dell, Lenovo? Además de ser sus compañeros de viaje, tienen años de experiencia, que digo años, décadas. ¿Acaso hay un atajo en el escritorio de Windows 8 para llegar ahí?

viernes, 23 de agosto de 2013

La práctica hace al maestro

Esta es una frase que mi madre siempre ha usado y con mucha frecuencia. Practicar es clave para dominar cualquier disciplina.

Este verano he estado hablando con mis hijas de su educación, tanto porque en familia queremos hacer un cambio, como por el hecho de que crecen y las decisiones que tomen empiezan a moldear su caracter y su capacidad.

Pablo, compañero en Tecnofor me envió un link de un post en la web de Time que encaja perfecto con la conversación que teníamos en familia. “Si ya me lo sé por qué voy a practicar más”, la pregunta eterna, la que nos hacen y la que una vez nosotros también hicimos.

Extraigo un párrafo del artículo y lo traduzco a la derecha:

The perfect execution of a piano sonata or a tennis serve doesn’t mark the end of practice; it signals that the crucial part of the session is just getting underway

  La perfecta ejecución de una sonata en el piano, o de un servicio de tenis no marcan el final de la práctica; sino que sirven de indicadores de que la parte crucial está empezando

Es una excelente reflexión para hacer en estos días cuando nos preparamos para el inicio del curso.

lunes, 19 de agosto de 2013

Eché Facebook en la mochila y dejé LinkedIn y Twitter en casa

Muro de Facebook

Regreso al trabajo, he tenido algo más de dos semanas de vacaciones -estupendas vacaciones he de decir.

Ya sabéis que lo mío es observar el comportamiento del ser humano interactuando con la tecnología, y por supuesto el humano que tengo más a mano es el del espejo.

No eché en falta Twitter en vacaciones, abrí la aplicación en el móvil un par de veces, algo sí publiqué, pero intenté leer y no me quedé ni dos minutos.

Abrí LinkedIn porque tenía varias solicitudes y quería revisarlas y corresponder la amabilidad de quienes me habían invitado a sus redes. Leer, nada.

También abrí Yammer, la red que usamos en Tecnofor internamente, para revisar si había algo importante ya que la oficina estaba cerrada por vacaciones.

Facebook fue lo único que usé, mi mujer también. En la red del Hotel o en casa de amigos fue la principal razón de conectar a Internet.

Twitter sigue sin encontrarse, no es adictivo, no es importante, podemos cerrarlo mañana y el mundo seguiría sin ni siquiera recordarlo con pena. Pero creo que ya somos adictos a Facebook, y no creo que pudiéramos prescindir de la red con facilidad. Un proceso de desintoxicación de Facebook sería casi un proceso de salida de la sociedad. No me alegra ni me entristece, solo observo.