martes, 30 de mayo de 2017

La Transformación Digital está en todas partes

Los últimos meses me he estado divirtiendo muchísimo compartiendo mi visión de la Transformación Digital. Todas las semanas he tenido algún tipo de encuentro, tanto con periodistas, como con abogados, e ingenieros, y directivos... Todos quieres conocer y entender la Transformación Digital.
En todo tipo de entornos. Lo mejor es que en mi opinión todos aciertan, sin importar su definición y su idea para implantarlo, todos aciertan. Cualquier paso que se dé es un paso en un camino.

lunes, 15 de mayo de 2017

No le des tu contraseña nadie, a nadie

Hoy he vivido una experiencia que no puedo calificar diferente a “frustrante”.

El pasado viernes el mundo experimentó el mayor ataque cibernético, en España Telefónica fue el principal objetivo. Estos ataques han sido posibles debido a que hay usuarios que reciben correos electrónicos de desconocidos que les ofrecen un iPhone gratis, o le envían una factura de una empresa a la que nunca han contratado y lo abren. Pero lo peor es cuando reciben un correo en el que les dicen que su contraseña está en peligro y le piden que la cambie, llevándoles a un sitio trampa donde lo que hacen es capturar su contraseña. Lo que muchos ciber criminales no hacen, es llamarte y pedir la contraseña directamente, pero algunos lo hacen, y lo peor de todo es que muchos usuarios entregan la contraseña.

password

Ayer intenté hacer un pago con mi tarjeta American Express, pero no hubo éxito porque hace meses que no la uso y el sistema anti fraude no permitió la compra y envió una alerta a algún departamento anti fraude.

Hoy recibí un mensaje por correo electrónico. Me pedía que llamara a un número de teléfono de American Express incluido en el email. Llamé, y después de dar los números de la tarjeta, y habiendo ellos pedido la llamada empezaron a pedirme datos personales “para identificarme”, a lo que no accedí… de todas formas me dijo la persona que se identificó como “agente del departamento anti-fraude” que él me llamaría a un número autorizado mío, el cual me pedía que le dijera… de locos. Me llamó a mi móvil desde un número oculto, y para identificarme me pidió que le diera los dos primeros dígitos de mi correo electrónico –algo que supongo puede adivinar cualquier persona en este planeta.

Colgué la llamada y llamé al número que está en la tarjeta.

Para mi sorpresa, me confirmaron que la llamada previa era real, y que ese era el procedimiento, me llamarían a un número registrado y me pedían que yo les dijera ese número “por mi seguridad”. No lo dí, le pedí que me llamara a mi móvil y en efecto lo hizo, nuevamente desde un número oculto (niños… nunca descuelgues una llamada desde un número desconocido). Sabiendo que me llamarían descolgué la llamada.

Nuevamente las preguntas para saber que soy yo. Primero los últimos dígitos de la tarjeta.. como si quien me hubiera robado la tarjeta no pudiera leer. Después, nuevamente los dos rpimeros dígitos de mi email, imagino que a nadie se le ocurre tener un email que empiece con su nombre. Tercera pregunta y hasta aquí hemos llegado, literalmente… “deme su número de clave de la tarjeta completo”. EN TUS SUEÑOS.

Ante mi negativa, me cambió la pregunta… “deme su número de código postal”… vale, imposible de conseguir (sarcasmo).

Es de locos. Los agentes identificados de un departamento antifraude hacen esto… por supuesto es un script que ha diseñado alguien que eligió entre dos manuales, el de seguridad y el de “cómo hacer que estafen a nuestros clientes”. 

Para que después nos quejemos de los usuarios.  

¿Cuántos errores has visto?