martes, 28 de junio de 2016

Fallan las encuestas en las elecciones de España

Qué importante es usar los nombres correctos, y llamar a las cosas por lo que son. Creo que a todos como ciudadanos nos ha llamado la atención la diferencia tan radical que hubo entre las encuestas que publicaban los medios de comunicación y el resultado real en las urnas el pasado domingo.

Particularmente yo me he quedado de piedra, pero tanto que incluso he pensado en un momento que quienes publican las encuestas podrían estar intentando “manipular” la voluntad de los electores y publicaban lo que querían para intentar influenciar los resultados. Después pensé que quizá los medios de comunicación buscaban interpretar las encuestas con el único objetivo de generar titulares sensacionalistas. 

Finalmente pensé (por un momento) que quizá se podrían haber manipulado los resultados de las urnas. Todo lo descarté de inmediato. Pero como he dicho me he quedado con esa sensación extraña en la tripa pensando cómo es posible esto.

Así que investigo un poco, pero muy poco, poquísimo (por dejarlo claro) porque encuentro la razón a los dos minutos: las encuestas no son encuestas.

Ya me llamaba la atención que habiendo cumplido 44 años nunca he participado en una encuesta, quiero decir nunca me han encuestado, y pregunté en el trabajo (no ha todos) pero a quienes encontré y quienes estuvimos comentando ayer los resultados, y nadie nunca ha sido encuestado.

Gordi Pérez Colomé publica hoy en El País un artículo que título “Por qué fallan las encuestas”, y si bien acierta en los cuatro puntos que analiza en mi opinión explica pero no pone nombre a la razón. Las encuestas no son encuestas, al menos no lo son las electorales.

He escuchado a varios directivos de las empresas que publican las “encuestas” (sí ahora entrecomillo) y han dicho frases como “nos hemos dejado llevar”, “no hemos interpretado correctamente”, “pensamos que podía ocurrir”, “no vimos venir”.

Yo he realizado encuestas. Por ejemplo hace un mes encuesté a 100 CIOs y les hice tres preguntas, y lo que escribí fue 37 de los 100 CIOs dice que… No se me ocurriría en una encuesta decir “interpreto que si 37 de los 100 dicen que… entonces es posible esto otro… y por lo tanto escribo algo diferente”.


El resumen es que no son encuestas, son opiniones, y no veo ningún problema, me parecen totalmente legítimas, pero por favor, llamarle OPINIÓN. Así cuando se publiquen se dirá, la consultora X opina que…
Por cierto que esta no es una reflexión política, espero que no me interpretes mal, es una reflexión de lo mal que salen las cosas cuando se le pone un nombre equivocado. Como último ejemplo y ya que puedes ver el gráfico aquí arriba, muchos están diciendo que el Partido Popular (PP) ha ganado las elecciones, otro nombre mal asignado, es el partido más votado, pero no ha ganado las elecciones. Si se le da el nombre correcto saldrá a negociar y como en cualquier negociación "algo tendrá que dar a cambio", si se cree lo de "ganado las elecciones" entonces se plantará a pedir su derecho, y por lo tanto terminaremos de nuevo en las urnas.

viernes, 24 de junio de 2016

Tengo que admitirlo: Mariano Rajoy tiene razón

Por primera vez, y porque pierde votos y lo necesita urgentemente, el Presidente del Gobierno del Reino de España acudió a un programa de televisión, el elegido fue el programa que dirige Pablo Motos, El Hormiguero.


“Las Hormigas” (los personajes del programa) simularon un interrogatorio de prensa y le preguntaron si usa un “teléfono rojo” para las llamadas importantes, y el presidente respondió que existe pero que nunca lo ha usado, porque es muy complejo de usar. En el siguiente vídeo puedes ver la pregunta y la respuesta completa:



Un sistema demasiado seguro y tanto como para ser complejo se convierte en inútil y consigue todo lo contrario, que el usuario pierda el interés por la seguridad, que asuma riesgos, y como consecuencia final, olvide la importancia que tiene. Si lo hace el presidente del gobierno, quién no lo haría.


Lo peor es que los expertos en seguridad preparan e invierte en sistemas complejos, y después no hay nadie con suficiente autoridad que le diga al presidente (del gobierno, de un banco, de un hospital) que no puede ir por su cuenta.


Una característica a la que no puede renunciar el equipo de diseño de la seguridad, es la facilidad de uso. No es opcional.


El segundo paso es el sentido común. Ahora mira el siguiente vídeo donde Susanna Griso, conductora del programa “Espejo Público”, cuenta una anécdota al parecer muy inocente de su visita a una reunión del Consejo de Ministros de España. 


Los ministros (los directivos de las empresas) también quieren una vida cómoda, pero necesitan pequeñas, muy pequeñas guías de sentido común que les ayude a guardar un mínimo de seguridad; estamos llenos de ejemplos de indiscreciones, y parece que algunos se acostumbran.

viernes, 17 de junio de 2016

Un Delegado de Protección de Datos "por decreto"


El nuevo reglamento de la Unión Europea para la protección de datos obliga a las grandes empresas y a las administraciones a tener un Delegado de Protección de Datos. El reglamento ya se publicó pero entrará en vigencia a partir del año 2018. 

Una nueva característica que me gusta muchísimo es el hecho de que al recolectar datos es necesario informar qué se pretende hacer con los mismos. Por supuesto será casi imposible auditarlo, pero vamos por buen camino. 

martes, 14 de junio de 2016

¿Qué es una empresa de tecnología?

Hace más de un año que quería escribir este post, había revisado la lista de las empresas tecnológicas listadas en Nasdaq y no me gusta la clasificación que han dado a muchas empresas de la lista como “tecnológicas”. Por supuesto quién soy yo para contradecir a quienes tiene sueldos de más de 7 cifras al año, pero como simple usuario y tecnólogo me gustaría emitir mi opinión.

Cuando la tecnología despegó estábamos iniciando la década de 1980 y empresas como Microsoft (1975), Apple (1976), Adobe (1982), Cisco (1984), Dell (1984),  y Sun Microsystems (1982) iniciaron una era de nuevos equipos y nuevos productos. Ya estaban compañías como IBM (1911), Data General (1968) y NCR (1900) quienes en esos años afrontaron su propia transformación digital.
Hemos vivido con una definición donde las empresas clasificadas como tecnológicas fabricaban hardware, software y equipos de comunicaciones como su forma de vida, es decir, que si recibes una factura de una de estas empresas, el detalle de la misma hace referencia a ordenadores, a programas de software, o a equipo electrónico de comunicaciones. También podríamos incluir las empresas que posteriormente se dedicaron a la venta de servicios informáticos.

Los clientes de una empresa tecnológica suelen ser de otros sectores como la banca, comercio, industria, etc. Cuando por ejemplo un banco adquiere equipos y programas informáticos, no se convierte en una empresa de tecnología, sino que transforma, automatiza, o mejora sus procesos, y los bienes y servicios con el uso de la tecnología.

No obstante, después del año 2000 y todavía más en la explosión de 2005 empezaron a crearse empresas que hoy llamaríamos “nativas digitales”, que son empresas que nacen en una época digital y tienen el beneficio de no necesitar transformar nada a digital, sino que empiezan de cero en digital. Empresas como Facebook (2004), Twitter (2006), LinkedIn (2002), Skype (2003), y otros son empresas que ofertan servicios en sectores diferentes al de la tecnología, sin embargo se encasillaron en la categoría de tecnológicas.

Para explicar mejor mi punto de vista, en España hay dos universidades que nacieron como nativas digitales: la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR, 2009) y la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA, 2006). Pues bien, estas universidades existen solo en el ámbito Internet, no imparten cursos presenciales, para comunicarte y recibir sus servicios solo lo puedes hacer con el uso de programas, pero no les convierte en empresas tecnológicas, siguen siendo instituciones académicas.

Los servicios que dan Facebook, Twitter y LinkedIn se les parece más a los que da una empresa de marketing y en algunos casos una editorial; pero para mí no son empresas tecnológicas. Y si uso de ejemplo a Skype, pues es una operadora de telecomunicaciones, tampoco es una empresa tecnológica.


Dicho todo lo anterior, ahora me aventuro a definir una empresa tecnológica como:
  “la que construye, comercializa o presta servicios donde la tecnología es el producto”.


Nota: hace unos meses traté este tema en la revista Computerworld España, pero visto desde la perspectiva de una oportunidad:


lunes, 13 de junio de 2016

La compra de LinkedIn por parte de Microsoft podría ser la compra del año

La noticia del día es la compra de la red social LinkedIn por parte de Microsoft. Yo me acabo de enterar, un poco tarde, porque me lo ha dicho una compañera, estaba metido en lo mío y no me había enterado. 

Así que primero me pongo de pie y felicito a Microsoft, aplaudo la decisión, si yo estuviese en su posición me habría lanzado de cabeza a comprar LinkedIn, y Yahoo ya lo tendría en cartera. Ahora me pongo de pie por los dueños de las acciones de LinkedIn, olé, que buen negocio habéis hecho,  y me parece bien, es para esto, para hacer negocio que se compran acciones de una empresa en bolsa.

Ahora, como usuario... me siento. No he reflexionado mucho pero no sé por qué siento un poco de miedo. Si LinkedIn es de Microsoft y por ejemplo Google comprara Facebook, creo que me bajaría de las redes o intentaría crear una alternativa a toda velocidad.

No sé muy bien por qué, pero creo que una red social debería ser más neutral, y ahora que lo pienso quizá esta es la verdadera razón del fracaso de Google+. 

¿Qué tan confiados nos sentimos ahora subiendo tanto dato personal a Microsoft?
La respuesta correcta debería ser igual que antes. Nada garantiza que los ex-dueños de LinkedIn cuidaran más los datos, pero la "sensación" ahora es diferente. ¿no te pasa lo mismo?

Finalmente solo para demostrar lo poco que sé de bolsa, si yo tuviera acciones de LinkedIn las pondría a la venta ya mismo.

miércoles, 8 de junio de 2016

Confianza es el ingrediente para migrar a Cloud Computing


En este mismo blog en el año 2012 empecé a comentar que Cloud Computing llegaría a tener un nivel apropiado de madurez después del año 2015; tanto es así que lo dejé por escrito y grabado en alguna ponencia.

Pues bien, 2016 está después de 2015 y creo que he acertado bastante bien. Cloud Computing tiene ya un buen nivel de madurez, los servicios son muy apropiados y ahora lo que necesitamos es confianza.

Quizá es una confianza que perdimos en tecnología en los primeros años, pero una confianza que deberíamos poder ganar muy rápido, puesto que los servicios y la disponibilidad de los mismos es muy alta.

El vídeo es mi reflexión en la revista digital de Computerworld España en el mes de mayo.

martes, 7 de junio de 2016

Yo también quiero comprar Yahoo


Yahoo está en venta, y lo que es mejor tiene muchos novios, la mala noticia es que los novios solo quieren invitar a bailar una canción, pero ninguno ha tenido pretensiones serias. Esta semana hemos conocido la noticia de que Twitter también asistió a la cena, pero ni siquiera llegó a bailar. 

Twitter necesita un Yahoo, y Yahoo necesita con urgencia un Twitter. 

Yahoo está en venta no por aburrimiento o pretensión económica, sino por necesidad. Está estancado, y si me lo permitís, aburre. El buscador sigue siendo relevante, pero no encaja en el mercado, es un número tres poco sexi, sin embargo con un gran potencial. 

Yahoo se ha apuntado al email gratis para competir por ejemplo con hotmail, y a la gestión de fotografías con Flickr, un tipo de Instagram; también hay mapas, y finanzas. Curiosamente cuando lanza los productos ha conseguido estar en la pelea, y después se desinfla, literalmente.

Algo que Yahoo tuvo y perdió fue la muy apetecible posición de ser sexi. Hay que poner en perspectiva que esta marca lleva 21 años en el mercado, y cuando se lanzó fue un pelotazo, pero como he dicho ha decaído.

Por otro lado, Twitter sí es sexi, es el tipo pelotazo de idea loca y sin sentido que da el pegue. Pero nadie (o muy pocos) creen que sea una empresa. Los fondos de inversión están de acuerdo en que tiene potencial, es como la chica “del no sé qué” y no sé qué. Para Twitter Yahoo puede ser una oportunidad fantástica de poner seriedad a lo que hace y ganarse un hueco de “empresa” en el mercado.

Pero Yahoo quiere demasiado dinero y Twitter no lo tiene. Así que les propongo una fusión.

lunes, 30 de mayo de 2016

Poner lo complejo oculto detrás de lo simple

No es fácil reducir toda la complejidad de una tarea ordinaria, o un servicio de una empresa, en algo simple. Y en mi opinión resulta todavía más difícil poner en la mente del cliente o el interlocutor una idea simple esperando un resultado complejo.

La imagen en este post se ha hecho muy viral recientemente, principalmente porque todos podemos entenderlo una vez que se ha hecho el producto, pero me apuesto a que si cualquiera de ellos hubiese acudido a explicarlo en una Junta Directiva,  una ronda de financiación, o a un "especialista", se encontraría más cómodo hablando y explicando la tercera diapositiva que las dos primeras.

                      "Simplificar es una tarea difícil"

Twitter nos ha ayudado mucho a sintetizar, al fin y al cabo es parte de la era digital. Muchas veces escribo un mensaje en Twitter y duplico el número de caracteres permitido, así empiezo a bajarlo hasta los 140 y me sorprendo con el hecho de que puedo lanzar un mensaje más rápido de leer, más simple, y más específico. Simplificar es una tarea difícil, muy difícil.

Simplificar es un ejercicio necesario después de plantear cualquier problema. Por ejemplo en matemática se ha hecho siempre. Si recuerdas cuando en la facultad nos ponían una ecuación compleja, la primera tarea no era resolver la ecuación, sino simplificarla para poder entenderla y elegir la mejor estrategia posible.

Quizá un ejercicio posible sería pensar cuántos botones tendría la lavadora de casa si la hubiese diseñado Steve Jobs (uno por supuesto), y cuántos botones y funciones tendría el microondas si lo hubiese creado Google.

¿Podríamos simplificar la cara visible de la empresa?

domingo, 29 de mayo de 2016

No queremos que los robots le enseñen a nuestros hijos

Y tampoco queremos que nuestros hijos se conviertan en robots. 


Estoy revisando unas notas de una clase que estoy impartiendo y algunas preguntas normales cuando hablamos de robótica es si los robots van a ocupar todos los trabajos, y si terminarán inclusive enseñando en las aulas y educando. 

Para entenderlo bien, tenemos que entender qué es "educar" y qué es "enseñar". Seguro que ahora que te lo planteas te resulta más fácil decidir. La educación siempre será responsabilidad de los padres, la creatividad y el razonar siempre será del humano, pero aprender y enseñar será posible automatizarlo.

miércoles, 25 de mayo de 2016

Chewbacca Mom un ejemplo de cómo cambia la sociedad



Un claro ejemplo de cómo ha cambiado y está cambiando la sociedad, es el vídeo de quien hoy conocemos como Chewbacca Mom, ella es Candance Payne y ha contagiado de risa al mundo, tanto que en una semana ha pasado de un total anonimato a codearse con los más famosos. 

En el momento en que escribo este post, el vídeo lleva más de 145 millones de visualizaciones (quizá un millón se lo he dado yo), es el vídeo más compartido en la historia del mundo. Son 145 millones solo desde su página de Facebook, pero son millones en youtube. 

¿Qué tenía que ocurrir hace 10 años para que una madre así pasara a ser conocida? 

En nuestra nueva sociedad:

  1. Cualquiera de nosotros puede crear contenido
  2. Cualquiera de nosotros tiene la misma oportunidad y las mismas condiciones que una empresa de millones de dólares
  3. Cualquiera de nosotros puede encontrar contenido bajo demanda, y no está atado a lo que se le imponga