jueves, 7 de agosto de 2014

¿Te preparas para caminar sobre la luna?

caminar en la luna

En el año 1993 tuve la oportunidad de hacer una visita especial al campo de entrenamiento que tiene NASA en Huntsville, Alabama. Visité una zona que por lo general no está abierta al público, y ese día y en ese momento además estaba un astronauta haciendo prácticas para una caminata espacial. Más tarde pude tener en mi mano una pequeñísima roca traída de la luna en la Misión del Apollo 12 (Apollo 11 fue la misión que alunizó por primera vez), piensa un segundo en el coste de dicha roca.

Las prácticas se hacen en un tanque de agua, un tanque enorme y se hace con el traje espacial. Se simulan las condiciones de ingravidez en el agua. Por supuesto que yo estaba abrumado de poder ver esto. Pero a su vez te quedas pensando en la preparación que conlleva una caminata espacial, donde el error debe tender a cero.

Le he dicho a mis hijas que me encantaría caminar sobre la luna, algo que evidentemente está cada vez más lejos para mí, pero que de todas formas ellas me han dicho sin lugar a dudas que no me autorizan.

No creo que tenga la oportunidad (en esta vida) de caminar en la luna, o de hacer una caminata espacial -de verdad me gustaría. Pero hago caminatas igual de importantes a diario. Tal vez no tan relevantes para la humanidad, pero sí con el mismo margen de error, y para mí, para mi familia, para mi propia economía, son tan relevantes como lo es para NASA la misión espacial. No capturo polvo espacial, ni traigo una roca de un astro celeste, pero tengo la responsabilidad de crear un producto valioso en comparación.

Realizar la misión que se nos encomienda, o que nos auto encomendamos requiere de mucha preparación, y de mucha responsabilidad. Formación y experiencia son claves, y en mi opinión tienen que estar en un balance perfecto. No puede ser más experiencia que formación, ni más formación sin experiencia. El tanque de agua viene después de mucha teoría, de mucho método y de muchas horas de estudio; entrar al tanque no solo es un paso, hay que ganárselo.

ciclo de la creación de solucionesEl aprendizaje no acaba en el aula de la universidad, no termina en la certificación de un método.

Construir una solución a una necesidad no es solo un proyecto que viaja en una sola dirección y no se repite, esto es válido para un producto, las soluciones son procesos, donde las actividades se configuran para ejecutarlas cada vez que se requieran.

En resumen. Todos hacemos nuestra caminata espacial. Puede que la misión se plantee en forma de objetivos anuales, de empresa o personales. Todos traemos una roca del espacio, ese hito que hace que los demás mencionen tu nombre y lo asocien con los logros que consigues (según Maslow cada uno necesita diferentes productos en diferentes momentos de su vida). No es posible renunciar a aprender, no es posible renunciar a ensayar y prepararse, y no es posible hacerlo solos, sin aprender de los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada