jueves, 15 de marzo de 2012

es más útil la caja que el juguete adentro

Para los que tienen hijos como yo, las mías son dos chicas de 9 y 5 años, seguro que han podido presenciar en la mañana de navidad o en la de Reyes cuando al abrir los regalos los niños juegan más con la caja que con el juguete que encontraron adentro.

La semana pasada hemos disfrutado del Congreso de TalentoTI donde se reunieron directivos de TI y directivos de Recursos Humanos. Hemos hablado de cajas y de su contenido, no lo llamamos precisamente así, pero ahora que lo pienso mejor enviamos un mensaje en este sentido.

Hablamos más de lo que está dentro de la caja que de la caja, y eso que como bien nos enseñan los peques, la caja es mucho más útil y más creativa que el juguete.

¿Por qué se puede hacer más con la caja?

Justamente porque al estar vacía hay mucho para imaginar, pero ¿podemos hacerlo realmente? El caso es que una vez que abandonamos nuestra vida de niños perdemos en su mayoría la capacidad de “jugar” con la caja, o mejor dicho de “crear” o mejor dicho aún, “imaginar” con la caja.

Lo bueno del juguete es que dice qué hacer con él, por eso no hay pérdida. Si es un coche lo ponemos a rodar, si es una muñeca hay que hacerla hablar, y si es un gatito de peluche pues hay que abrazarlo y hablar en su lugar.

El juguete no es malo, nos pone en acción de inmediato, justo con lo que debemos hacer. No todos podemos usar la caja.

¿Podemos re-aprender a usar la caja?

3 comentarios:

  1. Me gusta mucho el concepto de re-aprender a usar la caja! enhorabuena!
    Y es que en estos tiempos que corren nos lo ponen tan en bandeja que justamente pasa eso, no nos dejan o simplemente no hacemos el esfuerzo de imaginar!

    ResponderEliminar
  2. Fue una de las frases mas repetidas en el evento no? hay que reinventarse ;-)

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo los buenos tiempos de mi niñez en los que mi hermano y yo esperábamos la llegada de la compra mensual de mi madre en el Economato que nos la traían en una furgoneta y nos la subían a casa en una enorme caja de cartón que nos servía de todo: de coche, de casa, de tienda, ..... y cuando mis hijos tenían esa edad mía a pesar de nacer en una situación económica mejor, repetían este disfrute: con los envoltorios, con las cajas, con los adornos, ...... Parémonos un rato y montemos nuestro juego en el trabajo diario para ser más felices, no debemos ponernos excusas por nuestra propia salud.

    ResponderEliminar