jueves, 7 de julio de 2011

adolescencia tecnológica con el iPad

Steve Jobs se presentó en el estrado, el público lo esperaba, y anunció el iPad… aplausos y posterior demencia tecnológica. El rey midas de la informática presentó un iPod con esteroides, sin conector USB, dependiente de iTunes (posiblemente el peor gestor de contenidos del mundo) y sin capacidad de ejecutar flash en el navegador, un detalle que elimina el 35% de las webs del mundo (y las enormes inversiones que hicieron sus dueños).

ipadComo digo Steve Jobs es un rey midas, porque vende cualquier cosa, lo que sea. Hace unas semanas le vendía al mundo el cloud computing  justo cuando el mundo ya estaba aburrido de hablar de este concepto, pero Jobs lo puso en la prensa convencional, es grande no lo dudo. No digamos si le añades mucho diseño, ya sabemos que el iPad está agotada en todo el planeta y que no hay tendencia a bajar en ventas.

Os cuento dos historias, juzgad vosotros:

te enseño mi iPad no lo necesito pero tengo iPad
Esta historia ocurre en una jornada organizada por itSMF España e Isaca Valencia. Uno de los ponentes prefirió presentar con su iPad, motivo por el que hubo que interrumpir el evento para desconectar el proyector, conectar el iPad, apagar y encender el proyector buscando la señal, y posteriormente que el ponente encontrara la aplicación para exponer.

Luego en su exposición tocó más de una vez el cacharro con lo que las diapositivas avanzaban y regresaban ante los ojos de los asistentes. No vimos nada que justificara el cambio de equipo, y por supuesto al final el mismo espectáculo para volver a enganchar el PC principal.

Qué me dice: que no es organizado, sino habría enviado la ponencia la semana anterior como todos los demás. Que quería que le vieran el iPad porque de lo contrario traería la presentación en un USB como lo hace todo el mundo. Y finalmente, que es para que te vean, porque la poca maestría demostrada solo me dice eso.
Hace un par de semanas en un curso en la Cámara de Comercio de Madrid, un buen amigo más enamorado de la manzana de lo normal, en medio del curso sacó su iPad, cualquiera diría que para tomar nota, pero a los 2 minutos sacó un portátil Mac Book de los pequeños y empezó a trabajar con ambos equipos.

En el curso el profesor aún no se sabía los PowerPoint y estaba presentando sentado, así que no lo culpo por distraerse, sino por el show.

Trabajo con el iPad, luego el MacBook, luego el iPad y luego el MacBook, y bueno, ya os hacéis a una idea.

Qué me dice: que el iPad no es suficiente para trabajar, y eso que el tipo de trabajo que puedes esperar hacer “por el camino” es de lo más simple posible. Bueno, o no le alcanza con el iPad o sólo quería enseñarlo a los mortales.

Quizá a esta altura me odie algún seguidor de iPad, déjame que me reivindique. Está guapísimo y muy bien diseñado el equipo. En mi caso hace 10 años seguro me lo habría comprado y a esta altura tendría la versión 1 y la 2 en casa. Pero hoy primero veo la funcionalidad y después el diseño, estaré muy adulto. Hoy no elijo tanto por cómo se ve, sino por el valor que me aporta.

En realidad lo que digo es, si la tablet te gusta y te vale úsalo, pero enséñala un poco menos. Otra forma de interpretarlo es que tengo celos de los que tienen el  iPad, no tengo problema con que elijas una u otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada