viernes, 28 de junio de 2013

¿Cómo se mide la calidad?

Sí, por supuesto que se puede medir. Es muy fácil, siempre en función de lo que se quiere conseguir. Por ejemplo la calidad del transporte en tren que debe salir a las 7:00 de Madrid y llegar a las 9:30 a Valencia; si lo hace entonces la calidad es perfecta (máxima puntuación) porque ha hecho lo que debía. Pero si en vez de dejarnos en Valencia nos deja a 50Km, o nos lleva una hora tarde, entonces podemos empezar a aplicar fórmulas para determinar cuál es la calidad, y cuánto se distancia de la perfección esperada.

A toro pasado todos son buenos. ¿Cómo saber antes?

He querido plantearme esta cuestión desde hace tiempo, pero después del post de mi amigo Javier Garza he querido complementar lo que ha dicho. Es muy inteligente lo que plantea en este caso en cuestión de software: El software de calidad lo hace el equipo de desarrollo, no el departamento de calidad. Cuanta verdad.

El único reto está en saber antes quienes son buenos y no después, cuando poco se puede remediar.

El mercado ha creado como solución las certificaciones, es una propuesta para implantar un sistema de calidad y medir los resultados del esfuerzo hecho en pro de medir la calidad y mejorarla. Por eso el tren exhibe certificaciones de calidad, la oficina de ventas también, y de la misma forma los profesionales. Por eso se crean las certificaciones, y por eso se espera que quien contrata certifique.

Son infalibles. No por supuesto que no. ¿alguna otra idea?

2 comentarios:

  1. Se me ocurre una idea sencilla: no lucir sólo el certificado, indicar también las métricas que permiten verificar esa calidad certificada. No la medición, sino los parámetros y fórmulas utilizados para poder evaluar esa calidad. Cuántas empresas/personas estarían dispuestas a hacerlo?

    ResponderEliminar
  2. Me inspiraste Marlon....Gracias!!!

    http://gestionconocimientoti.blogspot.com.es/2013/06/cual-es-nuestra-responsabilidad-como.html

    ResponderEliminar