miércoles, 22 de octubre de 2014

El reglamento de cookies es consecuencia del analfabetismo digital de los políticos

cookies in my computer

Un artículo publicado por El Mundo hace referencia a cómo saltarse la regla de informar y aceptar el uso de cookies, o al menos de cómo se la están saltando todo el que puede.

Quiero dejar clara mi postura: no está bien que porque tecnológicamente se pueda se creen piezas de software que recolecten información de los usuarios, aunque sea para hacerles la vida más fácil.

Tampoco está bien que detrás (con énfasis en detrás) de cada tecnología se vayan dictando reglamentos inútiles y que lo que hacen es entorpecer. Webs grandes y pequeñas se ven obligadas a incluir tecnología que no poseen, y que principalmente para los pequeños resulta carísimo. Además cuando navegas desde un móvil solo ves las advertencias y no el contenido.

Ya tenemos espacios dedicados a las políticas de uso y seguridad. Me parecen bien cuando se está haciendo un contrato, pero exageradas.

No olvidemos que Internet y el mundo digital lo que hacen es crear formas digitales de la realidad. Acceder a internet es opcional, igual que lo es caminar por una acera. Entrar a una tienda en Internet es igual de opcional como lo es entrar en una tienda en una calle. Pero en la tienda de la calle parece natural no tener que detener al cliente y explicarle que hay una cámara de vigilancia, una política de devolución, que sus datos se incorporarán a un fichero en caso de que compre, y que un sistema a tomado nota de su estatura y sexo para estadísticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada