miércoles, 21 de octubre de 2015

Después de tantos años Google tendría que haber evolucionado

No hay duda de que Google tiene una posición dominante, y muy bien ganada por cierto. El internauta de hoy no suele escribir la dirección de la web a la que quiere navegar, lo que hacen es escribirla en Google y desde ahí navegar a la web. He visto hacer esto incluso a los empleados de una empresa, que sabiendo el dominio de la web, aún así primero vistan a Google y desde la página de búsqueda acceden a su propia web.

Ayer mismo, con un profesor de una universidad a quien pedí un enlace para una noticia, en vez de darme el enlace de la web me dijo qué tipo de búsqueda hacer en Google para obtener la dirección que estaba buscando.

Este comportamiento alimenta las bases de datos del buscador, y cada vez que lo visitamos vende publicidad, aunque no le demos clic, hay cobros solo por mostrarla. Así que si por un momento has pensado que el servicio de búsqueda es gratis te equivocas, nosotros somos el producto.

No obstante estoy muy decepcionado porque en todos estos años Google ha evolucionado entre poco y nada (que yo pueda ver), y creo que ha puesto la prioridad en los lugares equivocados. Recuerdo la respuesta que dio hace unos 7 años ante la pregunta de cómo mejorar los resultados de una búsqueda para que sean relevantes, y lo que pidieron fue que el usuario se identificara, pues yo lo hice y obtengo los mismos.

El buscador de Google le da un buen empujón al fraude, aunque sea sin querer

Esta misma semana en la oficina dos compañeros periodistas descubrieron que está mejor indexada una web fraude que simula ser la web de tramitación del permiso ESTA para viajar a los Estados Unidos.

En mi propia búsqueda, la web correcta sale de primera y las fraude de segunda y tercera, pero a mis compañeros la web correcta está de segunda. Si la búsqueda que haces es “ESTA autorización Estados Unidos” obtendrás unos resultados similares a los que muestro en la ventana.

Sorprende que webs dedicadas al fraude estén entre los primeros resultados, pero a mí me sorprende mucho más el solo hecho de que existan en la lista de resultados. Tal como escribí en un artículo esta mañana, creo que Google es solidariamente responsable ante cualquier persona que “caiga” en el fraude, pues el usuario está confiando en Google, y esto es algo que se ha ganado el buscador con el tiempo. Cuando Google tenía un año de vida, o si tienes un porcentaje mínimo del mercado, creo que tienes la excusa perfecta, pero cuando llevas tantos años y el público les da tanta confianza, creo que tienes una responsabilidad de mejorar el producto, y de responsabilizarse si entrega un mal producto, aunque no sea suyo, simplemente por la intermediación (en la que has cobrado por cierto).

Simplemente habría que imaginarse qué pasaría con estas webs, y qué tanto daño podrían causar si no aparecieran en el buscador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada